Enciclopedia de los Municipios de México
ESTADO DE TLAXCALA
NATIVITAS
NOMENCLATURA
Denominación
Nativitas

Toponimia

El nombre original del municipio fue Yancuitlalpan, que significa “en la tierra nueva”. El vocablo proviene de las raíces náhuatl yancuil que quiere decir nuevo o reciente, así como de tlalli que se traduce como tierra y la terminación pan, que significa en o sobre de.

Glifo



HISTORIA
Reseña Histórica
Epoca Prehispánica

En la fase Tlatempa, 30 villas toman el control de 120 aldeas y estancias, mismas que se encuentran distribuidas en una extensión aproximada de 2 200 kilómetros cuadrados, calculado una población de 39 000 habitantes. Entre las 30 villas destaca la que se ubicó en terrenos de San Rafael Tenanyecac, el asentamiento más antiguo de Nativitas.

La villa de San Rafael Tenanyecac debió contar con una estructura piramidal y gran diversidad en sus construcciones arquitectónicas, lo que permitió una diferenciación social hacía el interior de la misma. El grueso de la población debió tener construcciones sin cimentación y de material perecedero.

La construcción de terrazas en las laderas de las lomas se multiplican, a la par que se desarrollan las técnicas para el control y aprovechamiento del agua de lluvia, mediante la construcción de canales en la parte superior o inicio de la terraza, dando continuidad al peralte de la terraza anterior. Los canales servían para drenar los excesos de agua orientándolos hacía pequeñas barrancas; cuando la cantidad de agua captada era moderada, los campesinos taponeaban con piedra y lodo los extremos de los canales para mantener la humedad más halla del periodo de lluvia. En este último caso, el agua arrastraba un sedimento rico en arcillas y limus asentado en el fondo de los canales, que al desazolvarlos se usaban como fertilizantes.

La explotación de terrenos mediante la construcción de terrazas, permitió el aprovechamiento de sitios que por su configuración orográfica hubiera sido imposible utilizar, además servían para evitar la erosión de los suelos. De la construcción de canales y el aprovechamiento del agua, se deduce que los campesinos de San Rafael Tenanyecac habían logrado acumular conocimientos sobre los ciclos climáticos, de las estaciones del año y de los posibles ciclos agrícolas. Conocimientos que detentaban los chamanes o sacerdotes.

La cerámica en esta fase adquiere mayor relevancia por su calidad, formas y usos. Las piezas serán conocidas como vajilla Tlatempa blanca y Tlatempa rojo. La primera en sus variantes inciso y excavado, y la segunda en las modalidades rojo sobre blanco raspado y rojo interior blanco exterior. Los metates plenamente elaborados en formas ovalada y rectangular, con o sin patas, así como las manos u objetos activos para moler fueron de formas cortas y alargadas, confeccionados por los ralladores de piedra de San Rafael Tenanyecac, quienes también producen las navajas prismáticas de obsidiana, de sílex o de basalto y puntas de proyectil, predominando las de espigas. No está ausente la confección de cuchillos, raspadores, tasadores y perforadoras.

Es muy probable que como parte de la producción del ajuar utilitario de esta fase, los artesanos de San Rafael Tenanyecac también hayan incursionado en la producción de redes y cestas elaboradas de fibras vegetales, así como punzones y agujas de hueso, además de otros materiales de madera como astiles sobre los cuales montaron las puntas de proyectil, y que no han llegado hasta nosotros.

Con la aparición de los comerciantes y el crecimiento de los oficios como los ceramistas, albañiles, ralladores de piedra, cesteros, etc., la sociedad se muestra más especializada. Despuntan los chamanes o sacerdotes al administrar los ritos y el culto religioso a Huehuetéolt, y a otros dioses que aparecen en figurillas de barro con características zoomorfas y antropomorfas. Los sacerdotes se convierten en los dirigentes de San Rafael Tenanyecac, pues habiendo acumulado los conocimientos técnicos, son los que deciden sobre los momentos para la siembra y cosecha así como su distribución, incluyendo estos eventos como parte de los ritos y ceremonias religiosas.

Las técnicas de construcción se multiplican, los arquitectos del Nativitas prehispánico fabrican retículas de adobe rellenos de piedra o tierra, como base o núcleo de la construcción de sus plataformas o pirámides escalonadas, recubriendo con estuco las estructuras cívico-religiosas construidas con piedra careada o tepetate recortado. Es probable que el diseño arquitectónico del cerro Xochitécatl, asumiera una forma defensiva mediante la construcción de fosos y observatorio militar, pues se observan lugares de control para la entrada y salida de la población. Los ingenieros hidráulicos de La Canterita o El Crucero, llegan a controlar los recursos hidráulicos al máximo cuando aprovechan los campos inundados o un nivel freático elevado para construir chinampas y camellones, donde realizan cultivos de humedad. Este paso tiene un alto significado, porque el hombre ya no sólo intenta controlar el medio, sino que lo modifica. Estos adelantos son posibles cuando la intelectualidad de La Canterita o El Crucero, tienen un conocimiento preciso de su hábitat, y cuentan además con una organización social fuerte que centraliza el poder.

Solamente al noroeste del Bloque Nativitas, San Juan Mixco mantiene su condición de ciudad fortificada, de la que dependen 12 poblaciones menores. Los sistemas constructivos en San Juan Mixco siguen siendo los mismos que la fase Tezoquipan, con la construcción de plataformas superpuestas en talud y la orientación norte-sur, de los edificios principales, con ligera desviación al este. Se deja de usar el recubrimiento con estuco y cuando aparece, es más delgado que el usado en la fase Tezoquipan. San Juan Mixco en estas condiciones dedica sus energías más a la fortificación que a los edificios de carácter religioso. Las pirámides o plataformas sólo presentan paramentos en talud y de un sólo cuerpo, a diferencia de las fases anteriores donde las pirámides se construían de dos a tres cuerpos superpuestos. Para esta época el tablero-talud ha sido totalmente abandonado.

Los campesinos de San Juan Mixco ya habían asimilado los adelantos logrados en la producción agrícola, con las técnicas de cultivo y el instrumental técnico para el control del agua. Durante la fase lo seguirán utilizando sin realizar innovaciones. En el caso de los cultivos de humedad encontramos una disminución de la construcción de chinampas y camellones, como consecuencia de una modificación en la posesión y control de los terrenos, pues las planicies pasan a control de los grupos teotihuacanos o de cultura cholululteca, dejando las cimas, laderas, cañadas y estrechos valles a los grupos Tenanyecac.

La Colonial.- Don Diego Muñoz Camargo en la Relación Geográfica del siglo XVI confirma que el lugar tenía escasa población en los años inmediatos de la conquista, pues comenta que la dispersión de la población obligó a las autoridades eclesiásticas a congregar a "los indios" que estaban desparramados en unas “ciénegas”, concentrándolos en la vieja población de Yancuitlalpan a efecto de establecer una “doctrina”, pues resultaba difícil atender a su evangelización, por la dispersión de los asentamientos. Agrega el historiador, que por acuerdo de don Martín Enríquez, se fundó un monasterio de la orden de San Francisco. Nativitas es descrito como abundante en cosechas de maíz y de legumbres porque cuenta con abundante agua, procedente de los ríos que pasan a sus lados, como por las numerosas ciénegas que subsisten.

No ha sido posible precisar la fecha de la refundación colonial de Santa María Nativitas, pero pudo ocurrir alrededor de 1560, siendo virrey de la Nueva España don Luis de Velasco. Pedro Oróz, Jerónimo de Mendieta y Francisco Suárez en su Relación de la descripción de la provincia del Santo Evangelio que es en las indias occidentales que llaman la Nueva España, hecha en el año de 1585, indican que el monasterio de Santa María Nativitas tenía un predicador y otro fraile, que el convento estaba viejo o mal conservado, aún cuando su construcción debió ser posterior a 1569.

El proceso de penetración española en Nativitas fue rápido. En la última década del siglo XVI, del catastro elaborado para la relación geográfica, se desprende que Nativitas contaba con 32 propietarios rurales españoles y un mulato Juan Díaz, dedicados a la producción agropecuaria. La mayoría de los propietarios españoles se dedicaban a la producción mercantil de maíz y trigo, obteniendo altos rendimientos, pues la relación entre simiente y cosecha se calculaba de 1 a 300-600 fanegas. El alto rendimiento era consecuencia de la disponibilidad de recursos acuíferos y de la excelente tierra, pero además los europeos habían realizado algunas innovaciones tecnológicas que superaban con creces los usados por los cultivadores indígenas: el uso del buey y la roturación del terreno mediante el arado de reja, además del uso de fertilizantes de procedencia animal, etc. Es probable que los colonos españoles más emprendedores hayan construido canales de riego en ese momento.

En la Memoria de Propietarios Rurales de 1630, se registra el nombre de 19 propiedades, entre ellos el de la Compañía de Jesús, que tenían en sus fincas 204 gañanes casados y 32 solteros. Las cifras anteriores dan una idea del grado de penetración que habían alcanzado los españoles en Nativitas y las transformaciones que estaban ocurriendo en la producción agrícola, dando preeminencia a la producción mercantil, frente a la producción de autoconsumo en la que se había replegado los agricultores indígenas de las ciénegas, donde practicaban los cultivos de humedad mediante la construcción de chinampas y camellones, tecnología que habían heredado de sus antepasados, y de las que obtenían hasta tres cosechas anuales de chile, frijol, calabaza, amaranto y maíz.

Los españoles en Nativitas no se interesaron por el ganado, por que pronto observaron que la fertilidad del suelo provenía de los desbordamientos de los ríos Zahuapan y Atoyac, que dejaban las tierras enlamadas una vez que las aguas tomaban su cause natural. La lama contenía el limus que arrastraban las aguas de los ríos fertilizando de manera natural los suelos adyacentes. La producción de maíz, trigo, cebada, centeno, frijol, haba, alverjón, lenteja, chile, etc., fue propicia en estas condiciones, además también se producía una amplia variedad de hortalizas. Nativitas como en el resto de Tlaxcala, resultó afectada por el diagnóstico de la Nueva España que elaboró don José de Gálvez entre 1759 y 1788, y del que la monarquía española se propuso transformar la administración colonial, con el objeto de incrementar la riqueza que era transferida a la metrópoli. Con esta medida, La corona y las autoridades del virreinato pretendían menoscabar los privilegios y las viejas ordenanzas que daba a Tlaxcala autonomía. se desconoce cuál fue la participación de Nativitas en el conflicto, pero es probable que participó al lado del Cabildo de Tlaxcala, quien emprendió una campaña hasta obtener la separación de su gobierno respecto de la Intendencia de Puebla.

La antigua Provincia de Tlaxcala, antes de la Independencia estaba dividida en siete tenientazgos. El tenientazgo de Nativitas incluía las poblaciones siguientes: Santa María Nativitas, Santo Toribio Xicotzingo, Santa Inés Zacatelco, San Francisco Tepeyanco, Santa Isabel Xiloxoxtla, San Luis Teolocholco, San Antonio Acuamanala, San Pablo del Monte, Santa María Aztama, San Cosme Mazatecochco, San Miguel Tenancingo, Santa María Axotla, San Francisco Papalotla, San Vicente y Santo Tomás Xoxtla.

La situación económica y social debió ser próspera para los hacendados y para sus administradores de las diferentes fincas de Nativitas, en los años que precedieron a la guerra de Independencia. Pero no era agradable para los gañanes y para los habitantes de los diferentes pueblos, quienes subsistían de milagro. Por ello no les fue difícil incorporarse de manera individual a las filas de los insurgentes.

Siglo XIX

La Independencia.- Entre los forjadores de la nueva Patria destaca la figura señera de Vicente Gómez, originario de Nativitas, quien junto con sus familiares empuñarón la espada en defensa de la libertad y contra la opresión española. Vicente Gómez, Juan Francisco Osorno, Miguel Serrano, Antonio Arroyo y Juan Cortés, formaron la pléya de tlaxcaltecas que se unieron a las fuerzas insurgentes. Mantuvieron un contacto permanente con la junta de Zitácuaro bajo el liderazgo de José López Rayón y posteriormente con las fuerzas de don José María Morelos. A la muerte del "Rayo del Sur" las disidencias estuvieron a la orden del día, desmoralizando a los revolucionarios de Nativitas. Muchos de ellos se acogieron al indulto que ofreció don Félix Calleja Molino del Rey, por lo que desmerecieron ante la posteridad. Esta no debería ser tan severa en su juicio, pues debe tomar en consideración las circunstancias del momento.

El territorio subsistía gracias a las haciendas agrícolas y ganaderas, sobre todo las de Tlaxco, Huamantla, Chiautempan y Santa María Nativitas. El ascenso de los centralistas significó un retroceso mayor para Tlaxcala y Nativitas, pues de manera autoritaria y sin consultar a la población, Tlaxcala fue anexada al Departamento de México, como un distrito más, con capital en la lejana ciudad de Toluca.

La Reforma.- Fue en la administración de don Miguel Lira y Ortega que se inicia la apertura y construcción del camino de Nativitas a la tierra Caliente, cuyos trabajos fueron costeados por los hacendados del Valle de Nativitas, quienes se organizaron bajo la presidencia de don Bernardo Caso. Para operar el nuevo camino fue necesario construir un puente de tamaño mayor sobre el río Atoyac y otros cinco más a lo largo del camino de cantera, que fueron costeados por los hacendados don Félix Pérez, don Manuel Conde, don Juan Espino y don Baldomero Rejón y otros hacendados más.

El Porfiriato.- Es muy probable que los hacendados de Nativitas, hallan solicitado los buenos oficios del gobernador para que éste, a su vez, le pidiera al presidente Porfirio Díaz que el trazo del Ferrocarril Interoceánico fuera desviado un kilómetro y cruzara por el valle de Nativitas.

No debieron tener mucho éxito las gestiones porque para suplir esa deficiencia, los 7 más importantes hacendados se asociaron para construir un ferrocarril de uso privado al que denominaron "Agrícola del Valle de Nativitas", el cual comunicó a las 7 fincas con dos estaciones: la de Aculco, del Ferrocarril Interoceánico y la de Panzacola, con el Ferrocarril Mexicano.

Los pueblos paradójicamente luchaban por tener acceso al agua que les suministraban las haciendas, pero no pudieron librarse de los excesos que los inundaban cuando las lluvias eran abundantes, provocando el desbordamiento de los ríos. Las acciones de la naturaleza fueron tan graves que varios pueblos desaparecieron, como el de Santa Elena en el municipio de Nativitas, cuyos terrenos eran inundados frecuentemente por los ríos Zahuapan y el Atoyac. Estos terrenos fueron comprados por la hacienda de Santa Agueda, trasladándose los antiguos moradores a San Jorge Tezoquipan, del municipio de Panotla. Otro caso similar fue del de Santo Tomás Xoxtla, que fue trasladado por orden del gobernador en 1887 a terrenos de "La Virgen” dentro del municipio de Nativitas, por las inundaciones a que estaba sujeto en los periodos de lluvias.

A veces los conflictos surgían entre los dueños de los terrenos que habían sido adjudicados como consecuencia de la aplicación de la desamortización de las antiguas propiedades comunales. Como sucedió entre los vecinos de Nativitas donde las autoridades intentaron anular adjudicaciones concedidas con anterioridad.

Las pugnas de los grupos políticos en Nativitas se manifestaron en las elecciones municipales de 1904, 1906 y 1907, comicios que fueron anulados ante el cúmulo de quejas y recriminaciones de fraudes. Pese a estas inconformidades o seguramente por ellas, subsistía en Nativitas el "Club Melchor Ocampo" que sostenía la reelección de don Próspero Cahuantzi para el periodo 1909-1913. La directiva del club estaba integrada por Marcial Dávila, Joaquín de San Pedro, Isaac Morales, Luis Pérez y Agustín Sánchez.

Siglo XX

La Revolución Mexicana.- Los natividences sentían la imperiosa necesidad de sumarse a la revolución, pero el "Resguardo Agrícola", fuerza armada pagada por los hacendados de Nativitas, inhibían el descontento que privaba en los peones acasillados de las haciendas.

Los revolucionarios tlaxcaltecas no dan tregua al gobierno usurpador y entre los muchos enfrentamientos que ocurren destaca el del 3 de junio de 1917, cuando los constitucionalistas coronan los cerros alrededor de Nativitas y quienes se lanzan a as dos de la tarde contra el destacamento federal que se encontraban en la población. El fuego nutrido duró hasta las cuatro de la tarde, pero ante la imposibilidad de tomar la población, se retiran los revolucionarios.

Los vecinos de Nativitas recuerdan con afecto al general Domingo Arenas, quien durante la administración del general Machorro, ordenó a su subalterno, general Marcelo Portillo, fraccionar la hacienda de San Juan Mixco entre los vecinos de San Damián Texoloc, Santa Apolonia Teacalco y San Vicente Xochitecatitla.

Epoca Contemporánea.- Domingo Arenas a su paso por Nativitas dejó una estela de ideales agraristas que difícilmente iban a olvidar los campesinos. Quienes con añoranza vieron a los gobiernos revolucionarios fraccionar las haciendas en un acto de justicia social y de distribución de la riqueza, auguraron el fracaso de la propiedad ejidal. Los primeros balbuceos de los ejidatarios no fueron fáciles, pero sólo la tenacidad y el amor a la tierra superaron las inercias de la vieja servidumbre a la que habían estado sometidos. El distrito de riego del Atoyac-Zahuapan, que abarca 3 800 hectáreas, sigue produciendo excelentes cosechas de maíz, trigo, frijol, hortalizas, forrajes y frutales. La tierra no ha perdido su fertilidad, pues los ejidatarios conservan muchas de las técnicas prehispánicas de cultivo, mejoradas con las contemporáneas.

Tampoco han olvidado el manejo del ganado lechero que hizo famosa a Santa Agueda. Siguen creando y manteniendo un numeroso hato lechero. También han desarrollado granjas porcinas y avícolas, e incluso la apicultura es una actividad con muchos seguidores.

La energía eléctrica vino a impulsar el desarrollo regional. De igual manera ha coadyuvado al mismo, las modernas carreteras que comunican a este municipio con el resto del estado y el país. La enseñanza técnica agropecuaria a nivel de segunda enseñanza y una infraestructura de primarias y jardines de niños, así como la cercanía con otros municipios, permiten a la juventud estudiosa de Nativitas acceder a mejores niveles de educación. La salud cuenta con los servicios de instituciones públicas.

Personajes Ilustres

Juan Alberto de la Fuente
Nació en Nativitas, Tlaxcala por el año 1600. Fue obispo de Honduras y gobernador del obispado de Puebla, por nombramiento del obispo Don Juan de Palafox y Mendoza. Recibió la horla de doctor en la Universidad de México. Fue canónigo de Puebla, gran jurisconsulto y eminente maestro de la ciencia del derecho.

Cástulo Sánchez Contreras
Nació el 26 de marzo de 1903 en Nativitas, Tlaxcala, radicó en Apizaco donde fue tesorero de la construcción de la basílica de Nuestra Señora de la Misericordia y notario parroquial de monseñor Marcial Aguila. Murió en la ciudad de Puebla el 15 de julio de 1966, fue inhumado en Apizaco. Colaboró activamente en el boletín parroquial de Apizaco titulado “la gran promesa del corazón de Jesús y La Misericordia de María”, cuyo primer número apareció en septiembre de 1947 y el último en diciembre de 1963. Escribió numerosos artículos en “El Heraldo”, semanario de Apizaco en 1949, asimismo en el semanario “Jueves de Excélsior” de la ciudad de México, en el diario “El Sol de Tlaxcala y en la revista Ocotlán.

En 1962 publicó sus “Apuntes históricos de San Miguel Arcángel y de su aparición en San Miguel del Milagro” opúsculo de 40 páginas, grabados, sin pie de imprenta. En 1966 su “monografía de San María de la Misericordia y Memorias de la ciudad de Apizaco”, sin pie de imprenta, 36 páginas con grabados como el de Don Venustiano Carranza recorriendo a caballo la Avenida Independencia, hoy Emilio Sánchez Piedras, el 8 de mayo de 1920.

Roman Sánchez Araoz
Nació en Nativitas, Tlaxcala, el 3 de octubre de 1932, estudió en el seminario palafoxiano de Puebla hasta teología, a partir del 16 de abril de 1955 se dedicó al periodismo en la antigua cadena García Valseca como reportero en La Voz de Puebla, en 1972 fue jefe de información, en 1978 director de El Sol de Jalapa, en 1980 director adjunto en la ciudad de México de la Organización Editorial Mexicana que compró los diarios de la cadena García Valseca, hasta marzo de 1983 en que renunció. Viajó como corresponsal para cubrir las etapas del concilio vaticano en Roma. Catedrático de Filosofía y Francés en la Normal Superior de Puebla y en la Universidad Femenina. Director y fundador del semanario La Voz de Apizaco 1983-1987.


MEDIO FÍSICO
Localización
Ubicado en el Altiplano central mexicano a 2,200 metros sobre el nivel del mar, el municipio de Nativitas se sitúa en un eje de coordenadas geográficas entre los 19 grados 14 minutos latitud norte y 98 grados 19 minutos longitud oeste.

Localizado en el sur del estado, el municipio de Nativitas colinda al norte con los municipios de San Damián Texóloc y Santa Ana Nopalucan; al sur colinda con el estado de Puebla; al oriente se establecen linderos con los municipios de Tetlatlahuca, Santa Apolonia Teacalco y Zacatelco, por último al poniente colinda con el municipio de Tepetitla de Lardizábal.

Extensión

De acuerdo con la información del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, el municipio de Nativitas comprende una superficie de 61.990 Plaza principal del municipio de Nativitas. kilómetros cuadrados, lo que representa el 1.52 por ciento del total del territorio estatal, el cual asciende a 4,060.,923 kilómetros cuadrados.

Orografía

Las principales características del relieve del municipio son: Zonas planas, que abarcan el 73.0 por ciento de la superficie municipal, se localizan al sur del municipio. Zonas accidentadas, que comprenden el 17.0 por ciento de la extensión ubicándose en la parte central. Zonas semiplanas, que ocupan el 10.0 por ciento restante y se encuentran al norte del municipio. Panorámica de Nativitas desde la zona arqueológica Xochitécatl.

Hidrografía

Los recursos hidrográficos del municipio son: el río Atoyac, ubicado al poniente del municipio, con un recorrido aproximado de 10.5 km., y el río Zahuapan al oriente con un recorrido aproximado de 5 km.

Clima

En la mayor parte del municipio prevalece el clima templado subhúmedo con lluvias en verano. Igualmente la temperatura promedio máxima anual registrada es de 23.7 grados centígrados. Durante el año se observan variaciones en la temperatura que van desde los 0.5 grados centígrados como mínima, hasta los 26.2 grados centígrados como máxima. La precipitación promedio mínima registrada es de 4.4 milímetros y la máxima de 132.1 milímetros.

Principales Ecosistemas

Flora

Por su ubicación geográfica, clima, y gran crecimiento urbano, el municipio prácticamente no presenta vegetación silvestre, la vegetación actual es de tipo secundaria, asociada a los terrenos de cultivo, donde se observan árboles de sauce (Salix bonplandiana), tejocote (Crataegus pubescens), capulín (Prunus serotina), tepozán (Buddleia cordata) y pirul (Schinus molle). En las calles, caminos vecinales y carreteras se encuentran árboles de fresno (Fraxinus uhdei), cedro blanco (Cupressus benthamii), y especies introducidas como la casuarina, el eucalipto y el trueno. El único vestigio de vegetación silvestre, está representado por la vegetación de galería que se localiza en la rivera del río Atoyac, misma que está constituida fundamentalmente por ailes (Alnus acuminata), fresnos (Fraxinus uhdei) y sauces (Salix bonplandiana).

Fauna

No obstante el crecimiento y expansión acelerada de la mancha urbana, en el territorio del municipio, todavía es común encontrar algún tipo de fauna silvestre como; conejo (Silvilagus floridanus), liebre (Lepus californicus), tlacuache (Didelphis marsupialis), topo y otros roedores. Aves como zopilote (Coragyps atratus), gavilán (Falco sparverius) y una gran variedad de pájaros. Reptiles como víbora de cascabel (Crotalus sp.).

Características y Uso del Suelo

Tipo de suelo

Existen en el territorio del estado los suelos tipo cambisoles, litosoles, andosoles, regosoles, gleysoles, fluvisoles, vertisoles, solonchaks, ranker, rendzinas, serosoles e histosoles. En el l municipio de Nativitas existen tres grandes tipos de suelos: los cambisoles, gleysoles y fluvisoles. Corresponden a los cambisoles aquellos suelos de sedimentos piroclásticos translocados, con frecuencia en horizontes duripan ó tepetate. Los suelos gleysoles, se distinguen por constituir sedimentos aluviales influenciados por aguas subterráneas, poco desarrollados y profundos. Por cuanto a los suelos fluvisoles, éstos comprenden sedimentos aluviales poco desarrollados y profundos.

Uso actual del suelo

Las unidades de producción rural en el municipio ocupan una superficie de 3,509 ectáreas, que representan el 1.5 por ciento de la superficie total del estado. De este total, ,206 hectáreas, el 91.4 por ciento constituyen la superficie de labor, o sea las tierras edicadas a cultivos anuales o de ciclo corto, frutales y plantaciones. En pastos naturales había un total de 299 hectáreas que se dedicaban a la ganadería, 1 hectárea de bosque o selva y 3 hectáreas sin vegetación.


PERFIL SOCIODEMOGRÁFICO
Grupos Étnicos
En el municipio de Nativitas la población mayor de 5 años que habla alguna lengua indígena, es relativamente pequeña. En 1980 sólo el 2.1 por ciento de la población hablaba lenguas indígenas, siendo el náhuatl la lengua principal.

En 1990, el porcentaje de población de 5 años y más baja al 0.4 por ciento. De este porcentaje, el 92.1 era bilingüe y el 7.9 por ciento no especificado. Finalmente, en 1995 la población de 5 años y más que habla alguna lengua indígena disminuyó a 0.2 por ciento, siendo la principal lengua indígena hablada el náhuatl seguido del otomí.

De acuerdo a los resultados que presento el II Conteo de Población y Vivienda en el 2005, en el municipio habitan un total de 56 personas que hablan alguna lengua indígena.

Evolución Demográfica

Población total

La información que consigna el censo, señala que el municipio de Nativitas contaba en 1970 con 14,096 habitantes, representando el 3.4 por ciento del total del estado. En 1980 el número de habitantes del municipio se elevó a 16,912 habitantes, el 3.0 por ciento del total estatal. Para el año de 1990, el municipio aumentó su población a 21,485 habitantes, lo que significa que se incrementó 52.4 por ciento respecto a la observada en 1970.

Los datos del Conteo de Población y Vivienda del INEGI, muestran que en 1995 disminuyó la población a 20,250 habitantes, cifra que representó el 2.3 por ciento del total. Cabe recordar que en 1995, este municipio sufre un cambio en su división política y se crea un municipio, el de Santa Apolonia Teacalco, por lo cual disminuye su población para este año.

Es importante señalar que para el año 2000, de acuerdo con los resultados preliminares del Censo General de Población y Vivienda efectuado por el INEGI, existían en el municipio un total de 21,043 habitantes, de los cuales 10,075 son hombres y 10,968 son mujeres; esto representa el 48% del sexo masculino y el 52% del sexo femenino.

Tasa de crecimiento

La tasa de crecimiento de la población en el municipio de Nativitas es baja respecto al promedio estatal. En el período 1970/80 alcanzó un ritmo de 1.8 por ciento anual, mientras que en el estado el mismo coeficiente fue de 2.8 por ciento anual. En la década 1980/90, el ritmo de crecimiento de la población del municipio aumentó a 2.4 por ciento anual. Sin embargo, en el periodo 1990/95, la tasa de crecimiento de la población registra un ligero descenso, y alcanza el 2.1 por ciento anual. A este respecto, es necesario aclarar que las cifras sobre población total de 1990, no corresponden, debido a que se restó la población de la localidad de Santa Apolonia Teacalco para realizar la comparación en el periodo 1990–1995.

Población urbana y rural

El municipio de Nativitas sufrió un proceso de urbanización que ha propiciado una modificación de su perfil poblacional. En 1970, la totalidad de su población se consideraba rural, en tanto para el año de 1990, el 65.7 por ciento de sus localidades pasaron a ser urbanas. Para este mismo año la población urbana del estado representaba el 76.4 por ciento de la población total.

Para 1995 los datos del Conteo de Población y Vivienda, muestran que la población urbana de Nativitas baja al 59.1 por ciento. Este fenómeno se debe a que parte de la población de Santa Apolonia Teacalco dejó de pertenecer a este municipio era urbana.

Densidad de población

La densidad de población del municipio es ligeramente mayor a la del estado. Durante el año de 1990, el municipio registró una densidad de 201.43 habitantes por kilómetro cuadrado, cifra superior al promedio estatal que fue de 104.0. En 1980 la densidad aumentó a 241.67 habitantes por kilómetro cuadrado, cifra mayor a la estatal.

Para el año de 1990, la tendencia continúa siendo ascendente. El municipio tuvo en ese año una densidad de población de 307.02 habitantes por kilómetro cuadrado, en tanto la entidad registraba 187.46 habitantes por kilómetro cuadrado. Los datos del Conteo de Población y Vivienda del INEGI, muestran que para el año de 1995 aumentó nuevamente la densidad, al llegar a 326.66 habitantes por kilómetro cuadrado.

Población por edad y sexo

La composición de la población está determinada por factores como el sexo y la edad. En cuanto a la población por sexo, se puede decir que la proporción de hombres y mujeres, fueron casi iguales y constantes durante el periodo que va de 1970 a 1995. En efecto, el promedio de habitantes del sexo masculino, representó un promedio del 48.0 por ciento del total, y la población del sexo femenino obtuvo el 50.3 por ciento.

La pirámide de edades es un indicador que muestra el comportamiento de la población por edades. Así, las cifras sobre la estructura de la población por edades del municipio señalan que tiene una población joven, es decir, que los grupos de menor edad, son más amplios que los que le preceden. En el año de 1990, el 52.3 por ciento de la población tenía de 0 a 19 años; el 42.0 por ciento contaba entre 20 y 64 años, y sólo el 5.7 por ciento era mayor de 65 años. En este año la edad promedio de la población del municipio era de 19 años y en el estado de 18 años.

Para el año de 1995, la distribución por edades, muestra nuevamente el predominio de la población joven, aunque desciende ligeramente al 48.8 por ciento la población que se situaba entre 0 y 19 años; sube al 45.5 por ciento la que estaba entre los 20 y 64 años y el 5.7 por ciento restante entre los 65 y más años.

Tasa de natalidad

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, la tasa de natalidad en el municipio para el año de 1990 fue de 44.0 nacimientos por cada 1,000 habitantes, cifra superior a la que registró el estado, que ascendió a 35.5 nacimientos por cada 1,000 habitantes. En 1995 la tasa de natalidad bajó a un nivel de 38.8 nacimientos por cada 1,000 habitantes. El estado en su conjunto tuvo una tasa de 31.6 nacimientos por cada 1,000 habitantes. Los procesos de poblamiento son resultado de la dinámica demográfica que experimentan las comunidades. Por ello, en este apartado, se realiza un breve examen de tal dinámica, mediante el análisis de las principales variables demográficas, como son las tasas de natalidad y mortalidad que determinan el crecimiento natural de la población, y los movimientos migratorios que inciden en el crecimiento social de la propia población.

Tasa de fecundidad

De acuerdo con cifras del INEGI, en el año de 1990 la tasa de fecundidad en el municipio de Nativitas fue de 191.5 nacimientos por cada 1,000 mujeres en edad fértil, en tanto este indicador para el estado fue de a 152.9 nacimientos por cada 1,000 mujeres. Para 1995, la tasa en el municipio y en el estado baja a 158.9 y 126.4 respectivamente.

Tasa de mortalidad general y mortalidad infantil

En lo que respecta a la mortalidad infantil en el año de 1990, se registró una tasa de 42.3 defunciones por cada 1,000 niños nacidos vivos registrados, cifra superior a la media estatal. En el año de 1995 las cifras del INEGI, el municipio disminuyó su tasa de mortalidad infantil a 21.6 defunciones por cada 1,000 niños nacidos vivos, cifra más baja que en el estado la cual fue de 28.7 y a nivel nacional de 29.5 defunciones.

Migración

En lo que respecta a los procesos de inmigración, se puede decir que durante el año de 1990, ingresaron a este municipio un total de 1,443 personas que procedían de los estados de Puebla, México, Veracruz, Hidalgo, Oaxaca y D.F. Esta cifra representa una tasa de inmigración que se puede considerar baja, ya que fue de 67.2 inmigrantes por cada 1,000 habitantes, siendo que a nivel estatal fue de 122.9 personas. Para 1995 inmigraron del D.F 24.53 5, 12.67 % de Hidalgo, 39.46 % de Puebla, 4.3 % de Veracruz, 16.15 % de México, 3.53 % de Oaxaca y 9.29 % no especificado.

Fuente: INEGI. Resultados Definitivos del Conteo General de Población y Vivienda 1995.

El proceso de emigración no fue tan elevado como el de la inmigración. En efecto, en 1990 salieron del municipio un total de 658 personas a radicar principalmente a los estados de México, Puebla, Veracruz, Hidalgo y D.F. La tasa de emigración fue de 30.6 emigrantes, cantidad menor a la registrada a nivel estatal que fue de 47.2 emigrantes por cada 1,000 habitantes. Para 1995 emigraron al D.F 35.7 %, 2.1 5 a Hidalgo, 25.8 % a Puebla, 2.9 % a Veracruz, 22 % a México y 11.5 % no especificado.


Fuente: INEGI. Resultados Definitivos del Conteo General de Población y Vivienda 1995.

Finalmente, el efecto neto de la inmigración y emigración sobre la población del municipio muestra, que la tasa neta de migración fue de 36.5 inmigrantes por cada 1,000 habitantes, lo que significa que este municipio recibe más personas de las que salen a otras entidades del país. Sin embargo, la tasa neta de migración registrada a nivel estatal para 1990 fue de 75.8 inmigrantes por cada 1,000 habitantes.

De acuerdo a los resultados que presento el II Conteo de Población y Vivienda en el 2005, el municipio cuenta con un total de 21,863 habitantes.

Religión

El Censo General de Población y Vivienda de 1990, señala que de 21 485 habitantes, 94 % profesan la religión católica, 4 % profesan la religión protestante o evangélica y 2 % profesan otras religiones.


Fuente: INEGI. Resultados Definitivos del XI Censo General de Población y Vivienda 1990.


INFRAESTRUCTURA SOCIAL Y DE COMUNICACIONES
Educación
En este inciso, se presenta un breve análisis de los principales indicadores para conocer el nivel académico de la población del municipio de Nativitas.

Alumnos, personal docente y escuelas a fin de cursos

La infraestructura escolar en el municipio de Nativitas, para el ciclo escolar 1997/98, tuvo un total de 40 escuelas en cuatro niveles educativos.
Nivel Alumnos inscritos Alumnos existentes Alumnos aprobados Alumnos egresados Personal docente Escuelas
Preescolar 727 709 709 433 29 16
Primaria 3 213 3 147 3 040 519 128 16
Secundaria 779 746 657 207 54 6
Bachillerato 986 881 620 254 42 2
Total 5 705 5 483 5 026 1 413 253 40
Fuente: INEGI. Anuario Estadístico del Estado de Tlaxcala, edición 1999.

Población de 6 a 14 años que sabe leer y escribir

La información que proporciona el Censo de Población y Vivienda de 1990, muestra que el 92.1 por ciento de la población de 6 a 14 años en el municipio sabe leer y escribir, y el 7.4 por ciento no sabe leer y escribir. En el estado el porcentaje de la población que sabe leer y escribir fue de 90.7 por ciento. Esto significa que el municipio para este año registró un mayor nivel educativo respecto a la entidad.

Las cifras del Conteo de Población y Vivienda del INEGI, muestran que para 1995 el porcentaje de la población que sabe leer y escribir se redujo al 90.6 pro ciento. A este respecto, se puede apreciar que este porcentaje resulta inferior al registrado en 1990, pero superior a la media estatal.

Población de 15 años y más según condición de alfabetismo

El municipio de Nativitas, observa índices de alfabetismo más elevados en comparación con los registrados a nivel estatal. En 1970 el 78.5 por ciento de la población de 15 años y más era alfabeta y el 21.5 por ciento, analfabeta. Durante el año de 1980 este índice se incrementa a 87.2 por ciento, índice superior al que ofreció el estado que fue de 83.2 por ciento. Durante los años de 1990 y 1995, el porcentaje de alfabetismo en el municipio siguió en aumento al llegar a 91.2, y 93.6 por ciento, respectivamente. Estos porcentajes indican que el municipio tiene uno de los índices más elevados a nivel estatal.

Población de 5 a 14 años que asiste a la escuela

La información disponible, dice que en el año de 1990, asistía a la escuela el 86.1 por ciento de la población en edad escolar. Es decir la población por grupos de edad que acudía a la escuela se incrementa conforme aumenta la edad hasta llegar a los 10 años, donde se tiene un máximo de 97.2 por ciento. A partir de los 11 años ese porcentaje comienza a descender.

Bibliotecas

En el municipio de Nativitas se tienen 2 bibliotecas públicas municipales; una ubicada en la cabecera municipal la cual se localiza en Zaragoza número uno y la otra biblioteca está ubicada en San Rafael Tenanyecac, en la Plaza Principal. En 1998, en conjunto dichas bibliotecas integraron 6 988 libros de diversas áreas del conocimiento, para la consulta de 6 312 usuarios.

Salud

La salud es un estado de bienestar físico y mental del hombre. Por ello, las condiciones de salud de una comunidad reflejan el nivel de desarrollo de sus habitantes y coadyuvan a un mayor crecimiento de su economía.

Infraestructura del sector

De acuerdo con la información proporcionada por el Anuario Estadístico del Estado de Tlaxcala, edición 1999, en el ramo de la asistencia social la infraestructura de salud en el municipio de Nativitas existen seis unidades médicas de consulta externa, una de Hospitalización General, cinco casas de salud y cinco técnicas de salud que pertenecen al Organismo Público Descentralizado Salud de Tlaxcala y una unidad medica de consulta externa del Desarrollo Integral de la Familia (DIF). Cabe hacer mención que en el municipio de Nativitas no existen unidades de Seguridad Social.

Población usuaria

De acuerdo con los datos del Anuario Estadístico del Estado de Tlaxcala, edición 1999, en 1998 la población usuaria de los servicio de salud que proporciona el Organismo Público Descentralizado Salud de Tlaxcala a través de sus unidades en el municipio de Nativitas fue 18,919 personas y 123 fueron atendidas por el sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).

Personal médico

En 1998, un total de 13 médicos del Organismo Público Descentralizado Salud de Tlaxcala atendieron a la población del municipio de Nativitas, en seis unidades medica de consulta externa y una de hospitalización general.

Abasto

En el municipio de Nativitas, según la información proporcionada por la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial SECOFI, para 1998 la demanda de abasto en el municipio es cubierta a través de cinco tiendas Conasupo, un mercado municipal y un tianguis.

Deporte

El interés de fomentar la actividad deportiva en el Estado de Tlaxcala se inicia a través de la construcción de los espacios físicos necesarios acorde a las demandas y necesidades de la población, considerando que con ello también se logra el desarrollo de nuestra gente.

De acuerdo con los datos proporcionados por el Consejo Estatal del Deporte COESDE, en el municipio de Nativitas, diecisiete canchas de básquetbol, siete canchas de fútbol, un billar, dos canchas de usos múltiples y una pista de atletismo, conforman la infraestructura deportiva.

Vivienda

La vivienda es un factor importante para alcanzar el bienestar de la población. Contar con un espacio físico resulta un elemento vital para la integración familiar que se traduce en el sano desarrollo de la comunidad.

Vivienda y sus ocupantes

La información que ofrece el Censo de Población y Vivienda, muestra que la mayor parte de la población de Nativitas cuenta con vivienda. En el año de 1980 existían un total de 2,808 viviendas particulares que representaban el 3.0 por ciento con respecto al estado. El promedio de sus ocupantes fue de 6.0 habitantes por vivienda, cifra similar a la registrada a nivel estatal. Para 1990, el número de viviendas particulares aumentó a 3,801, o sea, creció a un ritmo de 3.0 por ciento anual, entre 1980 y 1990, mientras su población lo hacía a 2.4 por ciento anual en el mismo periodo. El crecimiento de la vivienda es indicativo de que los pobladores de este municipio han venido reduciendo su déficit acumulado de viviendas.

En este año de 1990 el promedio de ocupantes por vivienda bajó a 5.6 y en el estado fue de 5.5 ocupantes por viviendas. Finalmente, las estadísticas del Conteo de Población y Vivienda del INEGI, muestran que para 1995 el número de viviendas particulares ascendió a 3,936, con una tasa de crecimiento de 0.6 por ciento de 1990 a 1995. Cabe señalar que esta disminución se debe a que este municipio en agosto de 1995, cedió parte de su territorio y de su población al nuevo municipio de Santa Apolonia Teacalco.

Cabe señalar, que en el año 2000, de acuerdo a los datos preliminares del Censo General de Población y Vivienda, efectuado por el INEGI, hasta entonces, existían en el municipio 4,185 viviendas en las cuales en promedio habitan 5.03 personas en cada una.

Viviendas propias y rentadas

En cuanto a la tenencia de la vivienda en el municipio de Nativitas, existe una mayor proporción de viviendas propias. En efecto, del total de viviendas que había en 1980, el 85.6 por ciento correspondió a viviendas propias, el 2.5 por ciento a viviendas rentadas y el 11.9 por ciento a viviendas no especificadas. En 1990 la proporción de viviendas propias se incrementó al 90.2 por ciento, la de rentadas aumentó a 5.1 por ciento y la de viviendas no especificadas disminuyó al 4.7 por ciento.

Viviendas particulares, según material predominante

De acuerdo a las características de la vivienda según el material predominante en techos, pisos y paredes, puede observarse la calidad de construcción de las viviendas en el municipio de Nativitas. En los años de 1980 y 1990, el material que predominó en el techo de las viviendas, correspondió a losa de concreto, tabique o ladrillo, que absorbieron el 44.8 y 59.5 por ciento, respectivamente, siguiéndole en importancia el material de teja con el 40.0 y 20.7 por ciento en dicho periodo y los techos de lámina de asbesto o metálica tuvieron porcentajes de 9.4 y 12.7 por ciento, respectivamente.

En lo referente a las características del material utilizado en paredes, las estadísticas que consignan los censos muestran que para 1980, el material que predomina correspondió al adobe, que absorbió el 59.1 por ciento, cifra que para el año de 1990 desciende de manera considerable al 34.0 por ciento. Por otro lado, se encuentran las paredes con tabique, block y piedra que en su conjunto absorbieron el 36.9 por ciento para 1980, cifra que para 1990se elevó al 63.5, lo anterior demuestra que en estos diez años mejoraron las condiciones de las viviendas.

Finalmente, las características de acuerdo al material utilizado en los pisos de las viviendas del municipio, señalan que gran parte se concentra en los de cemento o firme, que absorbieron el 60.2 y 72.5 por ciento en los años de 1980 y 1990, siguiéndole en importancia los de tierra, que representaron el 25.7 y 16.0 por ciento. Los pisos de madera y mosaico disminuyeron en este periodo al bajar de 12.1 a 11.0 por ciento, respectivamente.

De acuerdo a los resultados que presento el II Conteo de Población y Vivienda en el 2005, en el municipio cuentan con un total de 4,706 viviendas de las cuales 4,655 son particulares.

Servicios Públicos

Los servicios disponibles de las viviendas constituyen un elemento de bienestar social. En este apartado, se dan a conocer los servicios que tienen las viviendas en sus interior tales como agua entubada, drenaje y energía eléctrica.

Prestación de servicios públicos agua potable y drenaje

El municipio de Nativitas cuenta con un total de 12 sistemas de abastecimiento de agua potable. Dichos sistemas están integrados por 12 pozos que dan servicio domiciliario a 4 317 tomas domésticas.
Agua Potable Sistema de Control
de Contaminación
de Agua Fuentes de Abastecimiento
de Agua Potable Sistema de
Captación de
Agua Potable Sistema de
Drenaje
CNA ECHATE-CAPAET CNA CNA SECUDUVI
1997 1998 1998 1998 1995
Tomas Domiciliarias Sistemas Pozos Manantiales Sistemas Sistemas Descargas
4 317 0 12 0 13 9 1 419
Fuente:COPLADET. Cobertura de servicos públicos en el Estado, 1999.

Electrificación en poblados

El servicio de energía eléctrica que recibe el municipio lo suministra la Comisión Federal del Electricidad C.F.E. Esta energía es distribuida a través de 2 758 tomas domiciliarias, 232 tomas comerciales, 3 tomas industriales y 38 tomas de otros usuarios.


Fuente: COPLADET. Cobertura de servicios públicos en el Estado 1999.

Vías de Comunicación

El municipio cuenta con carreteras estatales y caminos rurales, que permiten una adecuada comunicación entre sus poblados.
Troncal Federal Pavimentada Alimentadoras Estatales
Pavimentada Caminos Rurales
Revestida Total
de Km.
- 43.1 48.5 91.6
Fuente: INEGI. Anuario Estadístico del Estado de Tlaxcala, edición 1999.

De esta manera los municipios del estado cuentan con una importante infraestructura de transporte que facilita el crecimiento de las economías locales y de los mercados regionales, que se conforman con localidades pertenecientes a los estados colindantes.

Por otra parte, el municipio cuenta con cerreo, telégrafo, teléfono, fax, radio telefonía, señal de radio y televisión.


ACTIVIDAD ECONÓMICA
Principales Productos, Sectores y Servicios
Agricultura

En el municipio de Nativitas la actividad agropecuaria sigue siendo la más importante. De ahí que el análisis de este sector sea elemental para conocer las tendencias que presenta el municipio en relación al contexto estatal.

Tenencia de la tierra

El VII Censo Agrícola-Ganadero de 1991, señala que en el municipio de Nativitas, había 3,531 unidades de producción rural, que representaban el 4.6 por ciento del total en el estado. De este total, 1,760 unidades pertenecían al sector ejidal, 1,450 unidades al sector de pequeña propiedad y 321 a un tipo de tenencia mixto.

En cuanto a tenencia de la tierra, el 57.1 por ciento del total de la superficie del municipio corresponde a la propiedad ejidal y en la entidad el porcentaje es de 50.0 por ciento. El sector de la propiedad privada absorbió el 26.3 por ciento, en tanto para el estado representa el 38.0 por ciento de la superficie. El tipo de tenencia mixto fue de 16.6 por ciento.

Superficie sembrada

En el municipio la superficie sembrada en 1992 fue de 4,272 hectáreas en cultivos cíclicos, cifre que representa, el 1.8 por ciento del total estatal. La mayor parte de la superficie sembrada está constituida por tierras de riego, es decir, un total de 2,334 hectáreas, el 54.6 por ciento, el resto 1,938 hectáreas, se cultivaron bajo sistemas de temporal. La superficie sembrada se destinó casi en su totalidad al maíz grano, ya que absorbió el 57.7 por ciento del total de los cultivos cíclicos en tanto que el frijol representó el 12.5 por ciento de la superficie sembrada. En cuanto a cultivos perennes destaca la alfalfa, con una superficie sembrada de 1,005 hectáreas, de las cuales 913 hectáreas fueron de riego y 92 de temporal. Labores de cosecha en el cultivo de maíz y alfalfa.

Para el año de 1996, la superficie sembrada en el municipio en cultivos cíclicos disminuyó a 4,131 hectáreas, lo que representa una disminución de 3.3 por ciento respecto a 1992. Sin embargo, es importante señalar que a partir de 1995 se creó un nuevo municipio de una localidad que pertenecía a Nativitas. A partir de este año la superficie sembrada del nuevo municipio se contabilizó por separado. La superficie sembrada en tierras de temporal aumenta de 45.4 a 48.6 por ciento y la de riego disminuye de 54.6 a 51.4 por ciento en el periodo.

Superficie cosechada, rendimientos y producción

La actividad agrícola en el municipio de Nativitas, es poco significativa respecto a la del estado. En 1992, la superficie cosechada se elevó a 4,272 hectáreas, el 1.8 por ciento de la entidad. De ese total, 2,466 hectáreas se dedicaron al cultivo del maíz; 535 hectáreas a frijol; 303 hectáreas a avena–ebo; 126 hectáreas a maíz–forraje y 125 hectáreas a la acelga. En cultivos perennes destacan 1 005 hectáreas dedicadas al cultivo de alfalfa, que representan el 27.4 por ciento del total de la entidad.

Durante el periodo 1992-1996 la productividad fue la siguiente: en el municipio los rendimientos por hectárea del maíz-grano, maíz-forraje y acelga disminuyeron durante el periodo, mientras que el frijol, la avena-ebo y alfalfa aumentaron.

Volumen y valor de la producción

La producción del año de 1992, ascendió a un total de 7,096 toneladas de maíz grano, que representaron el 1.8 por ciento de la producción total de la entidad, en tanto que en 1996 se cosecharon 7,923 toneladas de maíz; cifra que se elevó en 11.7 por ciento respecto a 1992. En cuanto a los demás cultivos se puede decir que se obtuvieron 344 toneladas de frijol; 510 toneladas de avena-ebo; 2,350 toneladas de maíz-forraje; 450 toneladas de acelga y 21,418 toneladas de alfalfa.

En el año agrícola de 1996 se fertilizaron un total de 4,568 hectáreas con abonos químicos y orgánicos. De esta superficie, contaron con semilla mejorada un total de 1,678 hectáreas, 2,774 con servicios de sanidad vegetal y 1,722 tuvieron asistencia técnica. En 1992 el maíz-grano fue el cultivo que obtuvo una mayor participación en el valor de la producción total del municipio con el 24.2 por ciento, incrementándose en 1996 al 59.8 por ciento, le siguió el maíz-forraje, sin embargo este cultivo registró un comportamiento diferente, ya que dicho cultivo disminuye su participación durante el periodo del 13.2 al 1.8 por ciento. Así también la avena-ebo disminuye del 11.2 a sólo 0.4 por ciento. Sin embargo, el frijol que en 1992 registró solamente el 5.0 por ciento para 1996 alcanzó el 10.4 por ciento del valor total del municipio.

Ganadería

En 1991, el municipio de Nativitas tenía un total de 2,205 unidades de producción rural para la explotación de animales, cifra que representó el 4.6 por ciento del total estatal. Entre las unidades más importantes destacan 1,419 dedicadas a la cría de aves; 1,361 dedicadas a la cría de ganado equino; 1,335 a bovino y 1,176 a porcino.

El municipio de Nativitas tenía 1,359 unidades económicas que realizan actividades pecuarias comerciales, y 233 viviendas que crían ganado básicamente para el consumo doméstico de leche y carne. De las unidades de producción rural que explotan bovinos, el 51.9 por ciento son ejidales; el 32.7 privadas y el resto son mixtas. Para 1996, la población de ganado bovino ascendió a 4,382 cabezas; dicha cantidad representa el 3.6 por ciento del total de cabezas existentes en el estado. También se registraron para ese año, 2,292 cabezas de ganado porcino que significan sólo el 1.3 por ciento del total estatal; 2,939 aves, que representan el 0.8 por ciento del total y 124 colmenas, o sea el 1.1 por ciento de los existentes en el estado.

Silvicultura

El municipio registra 214 unidades de producción rural con actividad forestal y de recolección. En los últimos años, por la fuerte erosión de los bosques de la entidad, se han fortalecido los programas de reforestación.

Pesca

En el municipio, durante el año de 1996 se logró una captura de 4,744 kilogramos de pescado correspondiendo 3,290 kilogramos a carpa barrigona; 276 kilogramos en carpa espejo y 1,178 kilogramos de carpa herbívora. La pesca se realiza en 20 embalses, de los cuales 19 son estanques y un río.

Industria

En el municipio de Nativitas, el sector industrial lo integran, de acuerdo al XIV Censo Industrial de 1993, 38 empresas, de las cuales 12 corresponden a la rama de productos metálicos, 20 a la de productos alimenticios y bebidas y, las restantes a textiles y prendas de vestir y productos de madera. Comparadas con las 9 empresas que existían en 1988, el sector aumentó en 29 unidades económicas durante un quinquenio, lo que representó un incremento del 322.2 por ciento. Ello revela que, pese a las dificultades económicas del país, en el estado y en el municipio de Nativitas, existen favorables condiciones para el establecimiento y operación de nuevas empresas industriales.

Del sector industrial en su conjunto, la mayoría de las ramas que lo conforman tuvieron importantes crecimientos. Destacan las unidades económicas relacionadas con productos alimenticios y bebidas y, las industrias de productos metálicos. En 1988 el sector industrial en el municipio generó 14 empleos directos, mismos que cinco años después ascendían a 57. No obstante los acelerados procesos de automatización de las actividades productivas, se crearon 43 nuevos empleos en el sector. Asimismo, reflejo de ello y de los desequilibrios en los competidos mercados de productos metálicos aumentó su oferta de empleo durante el periodo 1988-1993, al pasar de 5 puestos de trabajo a 16, esto debido a que en ese lapso aumentó el número de empresas de 3 a 12 unidades. Durante los mismos años, la rama correspondiente a productos alimenticios y bebidas aumentó el número de personal ocupado al pasar de 9 a 34.

Población Económicamente Activa

Los datos del Censo de población y vivienda de 1990, indican que el municipio de Nativitas tuvo una población económicamente activa de 5,648 personas, cifra que representó el 26.3 por ciento del total de la población y el 40.2 por ciento de la población total era económicamente inactiva. Para el estado en su conjunto, estas cifras son similares, el 26.8 por ciento era económicamente activa y el 39.9 por ciento inactiva.

Respecto a la participación por sexo, la población masculina concentra la mayor parte del personal empleado en las diversas actividades económicas, ya que absorbe el 84.6 por ciento de la PEA y 15.4 por ciento restante correspondió a las mujeres.

Población de 12 años o más ocupada por sector de actividad

El XI Censo de Población y Vivienda señala que la población ocupada en el año de 1990, ascendió a 5,412 personas. De ese total, el 52.2 por ciento se dedicaba a las actividades agropecuarias, el 18.2 por ciento a la industria y el 27.1 por ciento al sector terciario, siendo la actividad primaria la mayor fuente generadora de empleos del municipio. En lo que respecta a la ocupación por sexo, en el sector primario se ocupa al 98.1 por ciento de la población masculina; el sector secundario ocupa el 80.3 y el terciario el 63.5 por ciento de la misma población.


Fuente: INEGI. Resultados del XI Censo General de Población y Vivienda, 1990 .


ATRACTIVOS CULTURALES Y TURÍSTICOS
Monumentos Históricos
Zona Arqueológica de Cacaxtla.- Los habitantes de la zona de Cacaxtla fueron los olmecas-xicalancas y controlaron la región del Valle Sur de Tlaxcala y del Valle Poblano. Iniciaron su arribo hacia el año 400-500 d.n.e. y para el año 1200 ya no existen evidencias de los grupos olmecas-xicalancas en el valle de Nativitas. En 1975 se realiza un descubrimiento en esta zona, consistente en parte de sus murales. A partir de esa fecha empieza a trabajarse en el rescate del conjunto arquitectónico y sus elementos decorativos.

La ubicación estratégica de Cacaxtla permitió a sus habitantes el intercambio cultural y comercial con los pueblos mayas, teotihucanos, mixtecos, zapotecos y totonacos; de ello hay evidencias sobradas. El edificio esta formado por un gran basamento conformado por una plataforma natural adaptada en su base a cuerpos escalonados en talud, que varían en número y forma de acuerdo a los desniveles del terreno. Era una área exclusiva para la elite gobernante y a ello se debe la riqueza decorativa de la estructura.

De sus elementos arquitectónicos sobresalen sus relieves en barro y su bajo relieve, la celosía y sus murales. De estos últimos llama la atención el que presenta la pareja alacrán situada en el Templo de Venus, así como los murales de Templo Rojo; el de La Batalla y el Norte, en los que se encuentran representados hombres jaguar de gran belleza y riqueza expresiva. El mural de la batalla se pintó entre los años 650 y 700 d.c. representa el encuentro violento entre los guerreros jaguar y águila, contiene un total de 48 figuras humanas.

Zona Arqueológica Xochitécatl.- Zona arqueológica Xochitécatl. La zona esta construida por cuatro pirámides o basamentos: pirámide de las flores, edificio de la serpiente, la espiral y el basamento de los volcanes. La pirámide de las flores es la de mayores dimensiones y la que presenta la secuencia cultural más completa: desde el período formativo medio hasta la época colonial. Aportó el más alto índice y variedad de materiales: más de 30 entierros infantiles, uno sólo de individuo adulto y ricas ofrendas y esculturas.

En el edificio de la serpiente, los trabajos de exploración permitieron detectar tres etapas constructivas; en la parte superior del edificio pueden observarse algunos tramos de muros, de lo que fueron las edificaciones más tardías. Los elementos cerámicos son abundantes. En este conjunto se recuperaron tres esculturas: una cabeza de serpiente, un jaguar y un personaje humano, todas ellas de grandes dimensiones.

La espiral de forma circular, presenta características similares a las de la pirámide de Cuicuilco, situada al sur de la Ciudad de México, y resulta poco común en el altiplano central. Los especialistas opinan que esta dedicada al culto del dios Ehecatl. En la cima se encuentra una cruz de madera que, desde tiempos inmemorables, constituye un punto importante de la religión cristiana y una manifestación concreta del sincretismo religioso de nuestro país. Finalmente, el basamento de los volcanes destaca en cuanto que su trazo y orientación no corresponden con el resto del conjunto. Sus características lo sitúan cronológicamente a finales del clásico 900 d.n.e. Las recientes excavaciones han permitido la recuperación de diversas piezas del período teotihuacano.

Parroquia y Templo de Santa María.- Esta construcción religiosa constituye sin duda, una de las más bellas del estado de Tlaxcala, por la riqueza de sus elementos artísticos que la componen. En su portada tenemos el acceso al templo con arco de medio punto moldurado, coronado por una ventana coral con arco lobulado y, éste, a su vez, por frontón curvo roto; la torre luce arcos de medio punto, flanqueados por pilastras molduradas. La cúpula ochavada, remata en linternilla y está decorada en azulejo blanco y azul. En el interior se tiene un arco rebajado en el sotocoro y un coro con balaustres. La bóveda es de cañón con lunetos y cúpula de base octagonal. Pero sin duda alguna, lo más bello en este templo son sus retablos barrocos, destacando el del altar mayor con pilastras estípites bañadas en oro, combinadas con interesantes pinturas de artistas de la época.

Parroquia Virgen de la Natividad.- Esta parroquia se construyó durante los siglos XVII y XVIII. Sus exteriores son de piedra aparente, incluyendo contrafuertes y arcos botareles, la fachada principal es aplanada con pintura color crema y portada de cantera con trabajos de rejunteo reciente. El interior conserva piso de piedra rosa y negra con pintura crema en muros y vivos azul y café, además la cúpula tiene una forma ochavada y torre con tres cuerpos con capulín. El ancho de sus muros es de 1.20 mts., la cubierta es de piedra y su forma es abovedada (bóveda lunetos); además cuenta con otros elementos como una cruz atrial y unos bienes inmuebles como retablo, retablo y ciprés, y una pila de agua bautismal.

Convento de Santa María Nativitas.- La forma de su planta es rectangular, con ábside polígonal y contrafuertes escalonados en las aristas del polígono; fue fundada entre los años 1569 y 1570. De la iglesia franciscana de este lugar quedan unos cuantos murallones carcomidos por el tiempo y la rapiña. Todo el sitio ocupado por los antiguos edificios monásticos, inclusive la iglesia, han sido fraccionados y adjudicados a particulares. A juzgar por lo poco que queda, la iglesia debió de ser de buenas proporciones. Era de planta rectangular terminada en cabecera polígonal. Los vallentes contrafuertes escalonados que sostienen y refuerzan las aristas del polígono terminal parecen indicar que esta iglesia debió de estar cubierta, en este sólo lugar, con bóveda de crucería. En la proximidad al ingreso del templo parroquial actual, se ve todavía hoy una antigua pila bautismal orlada con el cordón franciscano que debió de pertenecer al antiguo convento.

Templo de San Bernabé Aparicio.- La época de su construcción data del siglo XIX. Es de una sola nave y presenta todos sus exteriores de piedra aparente; además de una torre de tres cuerpos, el último forjado en tabique; la fachada principal es aparente, los muros son de piedra de un espesor de 80 cms., la cubierta es de piedra y de forma abovedada, cuenta con atrio y panteón.

Templo de Santo Tomás.- Fue edificado en el siglo XX. Su fachada principal es de aplanado, los muros que sostienen estas instalaciones están hechos en piedra y tienen un espesor de 60 cms., la cubierta es de concreto armado y tiene una forma abovedada (cañón corrido), es de un sólo nivel; cuenta con panteón. La torre cuenta con campana de esquila fechada en 1800. Anteriormente esta capilla pertenecía a San Bernabé Capula.

Templo de Jesús de los Tres Caminos.- Este templo fue construido durante el siglo XIX. Su fachada principal es de aplanado y mosaico, los muros son de piedra y tienen un espesor de 1.20 mts., la cubierta es de piedra y tiene una forma abovedada, lunetos. La fachada está enmarcada con dos torres de tres cuerpos, rematadas por capulín, portada forjada en tabique y acabada en mosaico y rodapié de azulejo; cúpula ochavada y dorados que corresponden a 1967.

Templo San José.- Se edificó durante el siglo XIX. La fachada principal está hecha en azulejo, los muros y la cubierta son de piedra, la forma de la cubierta es abovedada y los muros tienen un espesor de 70 cms., cuenta con atrio y panteón. La parte sur del atrio-cementerio que es la zona de acceso fue remodelada en el año de 1975. La forma de la planta es de cruz latina, carece de portada, pero en el año de 1915 le fue agregada una torre de cuatro cuerpos, acabada con azulejo y pilastras de cantera, en la zona posterior y sur se localiza la sacristía en la que se aprecian agregados contemporáneos en ambos niveles.

Templo de San Miguel del Milagro.- El templo se fundó a raíz de la aparición del Arcángel Miguel al indígena Diego Lázaro de San Francisco, los días 25 de abril, 8 de mayo y 13 de noviembre de 1631. Este mismo año se construyó una capilla sobre el manantial, en el año de 1712 el obispo de Puebla, Pedro Nogales, mandó levantar una segunda capilla, que todavía permanece. Ya el santuario dedicado al Arcángel se construyó en el siglo XVII y ha tenido sucesivas modificaciones. Su planta es de cruz latina y la fachada está recubierta de ladrillo y azulejo de talavera, la torre es de tres cuerpos rematados con capulín; en el costado posterior se localiza el curato con todos los exteriores aplanados y con agregados en niveles superiores.

En su parte central destaca una imagen del Arcángel Miguel, acompañada del escudo de Juan de Palafox y Mendoza, obispo impulsor del templo; en el interior se cuenta con una pintura mural contemporánea, además, de un ciprés de estilo neoclásico, la cual guarda una escultura del arcángel en madera policromada, tallada a mediados del siglo XVII. El púlpito de origen oriental, está decorado con relieves laqueados y su base, escultura de un ángel, está hecha en piedra tecali. Una inscripción señala el año de 1708, cuando la pieza se llevó al santuario. La cúpula del ábside está decorada por ocho óleos que el artista Ysauro G. Cervantes firmó en 1899, y en un pequeño camerín, detrás del ciprés, están las imágenes de los siete arcángeles, una escultura barroca de San Miguel, considerada entre las mejores tallas del siglo XVIII, y el sepulcro del indígena Diego Lázaro. Frente al templo se localiza La Capilla del Pocito, esta es de planta cuadrangular con bóveda y nicho a manera de linternilla, en su interior está un pozo con brocal de ónix, ostenta en el exterior un relieve de San Miguel.

Hacienda San Antonio Michac.- Este inmueble fue construido en el siglo XIX. Actualmente, una de las trojes se utiliza como capilla con cubierta de lamina, la otra conserva únicamente muros. La zona posterior (poniente) del casco esta en las mismas condiciones. Los accesos en la fachada principal son de cantera (jambas, arcos, etc.), y algunos locales de la crujía frontal conservan viguería original y arcadas en el patio.

Los espacios con que contaba son los siguientes: troje, establo, corrales, capilla, calpanerías y casa del hacendado; el tipo de producción de dicha hacienda era agrícola. Los sistemas constructivos en cubiertas planas que se utilizaron son vigas de madera y teja, viga de madera y ladrillo terrado, viga de madera y tejamanil así como viga de acero y terrado.

Hacienda Santa Agueda y Dolores.- Fue edificada durante el porfiriato y parte del siglo XX. El conjunto en general se encuentra en desuso, salvo el núcleo central que estaba dedicado a la lechería y manufacturas diversas. Las habitaciones sin cubierta conforman un patio central, parte de estas son ocupadas como oficinas del club campestre, conservan algunos aplanados de cal y arena con restos de pigmentación. Los lugares con los que cuentan son: troje, machero, corrales, establo, capilla, calpanerías y casa del hacendado; la principal producción de la hacienda era agrícola y ganadera.

Hacienda Santa Clara Atoyatenco.- Esta hacienda fue edificada durante el porfiriato y siglo XIX. La fachada principal es de tabique rojo aparente, los muros son mixtos, la cubierta es de viguería, el ancho de los muros es de 80 cms., el régimen de propiedad es privado; los sitios con que contaba son: troje, establo, corrales, capilla y casa del hacendado, la principal actividad de producción fue agrícola y ganadera. La casa grande conserva techumbre y entrepiso antiguo, la segunda crujía hacia el patio interior con arcadas. En la parte posterior hay arcadas y cubierta de establo en algunas zonas. La capilla, como otro elemento aislado, conserva parámetros verticales y una parte ya sin cubierta que originalmente fue de viguería.

Hacienda Santa Elena.- Este inmueble fue construido durante los siglos XVIII y XIX. La hacienda conserva aún la casa grande a dos niveles, con elementos en buen estado, aunque algunas zonas están apuntaladas, así como el establo en la parte posterior. La capilla y siloshacia el norte presentan trabajos de consolidación y obra nueva: al poniente, las trojes conservan muros originales y sólo una techumbre original de viguería. Los espacios con que contaba esta hacienda son: troje, machero, establo, capilla y casa del hacendado, estuvo dedicada a la agricultura y ganadería.

Hacienda Segura Michac.- La época de construcción data del siglo XIX. La fachada principal de la hacienda es de aplanado, los muros son de piedra y adobe de un espesor de 60 cms., los entrepisos y las cubiertas son de viguería. Contaba con los siguientes espacios: troje, machero, establo, corrales, calpanerías, capilla y casa del hacendado. Edificio y caballerizas de la ex-hacienda de Santa Agueda. Casa habitación en la ex-hacienda de Santa Agueda. El cuadrángulo de la casa grande conserva en uso la crujía norte, para habitación y servicios con cubierta de concreto; el resto tiene parámetros verticales ya sin techumbres y en el caso del segundo nivel, sin entrepiso. Al oriente de la casa se localizan dos trojes una de las cuales conserva cubierta de viguería, columnas de madera y aún piso de piedra y aplanados.

Museos

Museo de sitio de Cacaxtla.- Cuenta con 240 piezas en exposición y pertenecen a la cultura Olmeca-Xicalanca que habito en la región entre los años 200 al 850 de nuestra era.

Museo de sitio de Xochitecatl.- Las piezas en exposición son fundamentalmente figurillas femeninas policromadas encontradas en ofrendas dedicadas a la fertilidad humana y agrícola.

Fiestas, Música, Danzas y Tradiciones

En el Estado de Tlaxcala las danzas y la música típica tradicional, se relaciona primordialmente con las festividades religiosas paganas y con las festividades del carnaval. Ambas son parte de la identidad comunitaria e histórica del pueblo tlaxcalteca.

La música y las danzas se heredan de una generación a otra ya sea como danzante o como interprete, aunque los que participan directamente son realmente grupos reducidos de personas, una gran parte de la población de cada comunidad participa tradicionalmente como espectador o colateralmente en la organización y preparación de los festejos.

Festejos de carnaval.-El carnaval en Nativitas se celebra fuera de la fecha normal en que se celebra el carnaval, acostumbran festejarlo los días 16, 17 y 18 de marzo, invitando a los pueblos de Santa Apolonia Teacalco y La Concordia. Inicia siempre los días viernes. Este día salen los danzantes de la plaza principal de Natividad a cada uno de los pueblos invitados entre las 9 y 10 de la mañana, regresan a Nativitas cerca de las 19 horas. El día sábado es de mucha importancia en Nativitas, ya que este día llegan danzantes de otros pueblos como: Teacalco, La Concordia, Tlaxcala y del Estado de Puebla. Todos los danzantes se reúnen en la plaza principal del pueblo entre las 10 y 11 de la mañana para dar inicio a un desfile; después del desfile cada cuadrilla baila frente a la presidencia municipal, terminando de bailar en la tarde, cerca de las 18 horas. El día domingo comienzan a bailar a las 10 de la mañana, bailando recorren las principales calles del poblado y en las casas donde los soliciten, para que al mediodía, a las 12 ó 13 horas, se lleve a cabo el remate ó cierre de carnaval, frente a la presidencia municipal. Esta presentación es una forma de concurso en donde se premiará al mejor danzante, el mejor traje y a la mejor música. Finalizan en la tarde, entre las 16 y 17 horas. La música que los acompaña durante los tres días de carnaval son bandas de música de viento. El traje típico en el municipio es el carnavalesco que los danzantes usan en toda festividad, confeccionado por calzón y camisa de terciopelo multicolor, con pecheras en el frente, con motivos religiosos, tocado de plumas en la cabeza, máscara tallada en madera de estilo francés y castañuelas.

Festejos a Los patrones del lugar.- La celebración es en honor a Santa María Natividad del 8 al 10 de septiembre. Santiago Michac: se festeja al santo patrono El Mayor Apóstol del 23 al 26 de julio. San Miguel del Milagro: la festividad es en honor a San Miguel Arcángel, del 16 de septiembre al 4 de octubre, siendo el día principal el 29 de septiembre; los días 25 de abril y 8 de mayo se festeja también la aparición de San Miguel Arcangel.

Artesanías

Las artesanías que se elaboran en este municipio son la cestería en huejote, sauce, sotol y romerillo, de las cuales se obtienen una gran variedad de objetos como canastas, moisés, sillas, pantallas de lampara; con el mimbre se elaboran: cadenas, estrellas, princesas charazas, botes maceteros y juegos de sala en miniatura. Asimismo, se elaboran flores artificiales de diferentes tipos y de gran colorido.

Gastronomía

La gastronomía del municipio es muy variada, entre los platillos más tradicionales se encuentran: nopalitos, tlatlapas, tlatloyos, mole de guajolote, barbacoa de carnero en mixiote, carnitas de cerdo, elotes hervidos y chileatole, y la tradicional bebida que es el pulque natural y sus “curados” de frutas. Entre los postres se encuentran dulces que ya existían desde la época prehispánica, como el dulce de la alegría de amaranto.

Atractivos Turísticos

El municipio de Nativitas se encuentra ubicado en la ruta turística “Cacaxtla Xochitécatl”, esta ruta agrupa a los atractivos del suroeste de la entidad y tiene como núcleo el complejo arqueológico de Cacaxtla, uno de los más atractivos e interesantes del país. El municipio de Santa María Nativitas se localiza al suroeste del estado, a tan sólo 3 kms., de Cacaxtla, por el ramal de la carretera federal 119 con dirección a Zacatelco y, a 14 kms., de la ciudad de Tlaxcala por la misma carretera.


GOBIERNO
Principales Localidades
Nativitas, cabecera municipal, con un total de 8 886 habitantes, sus principales actividades se encuentran en la agricultura, ganadería y Silvicultura.

San José Atoyatenco, con un total de 1 501 habitantes, sus principales actividades se encuentran en la agricultura, ganadería y Silvicultura.

San Miguel Xoxitecatitla con un total de 1 793 habitantes, sus principales actividades se encuentran en la agricultura, ganadería, y Silvicultura.

San Rafael Tenayecac con un total de 1 957 habitantes, sus principales actividades se encuentran en la agricultura, ganadería, y Silvicultura.

San Vicente Xiloxochitla con un total de 2 709 habitantes, sus principales actividades se encuentran en la agricultura, ganadería, y Silvicultura.

Santiago Michac con un total de 2 709 habitantes, sus principales actividades se encuentran en la agricultura, ganadería, y Silvicultura.

Caracterización del Ayuntamiento

De acuerdo a lo establecido en el artículo 87 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala; los Ayuntamientos se compondrán de un Presidente Municipal, un Síndico y los Regidores que determine la Ley, nombrados cada tres años en elección directa calificada por el Congreso en los términos que la propia Ley prescriba.

Ayuntamiento 1999-2002

Presidente Municipal
Síndico
7 Regidores de Representación Proporcional

Para analizar y resolver los problemas del municipio y para vigilar que se ejecuten las disposiciones y acuerdos del ayuntamiento, se conforman las comisiones administrativas necesarias. Art. 37 y38 de la Ley Orgánica Municipal.
Comisiones del Ayuntamiento Responsable
Comisión de Hacienda. Primer Regidor
Comisión de Gobernación. Segundo Regidor
Comisión de Educación Pública. Tercer Regidor
Comisión de Salud Pública y Desarrollo Social Cuarto Regidor
Comisión de Desarrollo Urbano, Obras Públicas y Ecología Quinto Regidor
Comisión de Desarrollo Agropecuario Sexto Regidor
Comisión de Fomento Industrial, Comercial, Turístico y Artesanal Séptimo Regidor
Comisión de Protección y Control de Patrimonio Municipal Síndico
Comisión de Seguridad Pública, Vialidad y Transporte. Quinto Regidor
Fuente: H. Ayuntamiento, 1999-2002

Organización y Estructura de la Administración Pública Municipal

La ley Orgánica Municipal del Estado Libre y Soberano de Tlaxcala, contempla facultades para autoridades y funcionarios del Ayuntamiento.

Presidente Municipal.- Ejecuta los acuerdos del Ayuntamiento; Vigila la recaudación de la hacienda municipal, cuidando que su aplicación se realice con probidad y honradez y estricto apego al Presupuesto de Egresos; Nombra y remueve, de conformidad con la Ley respectiva, al personal administrativo del Ayuntamiento; Coordina a los Consejos y comisiones municipales y Aplica las disposiciones de los bandos y reglamentos municipales.

Síndico.- Realiza la procuración, defensa y promoción de los intereses municipales; Representa al Ayuntamiento en los procedimientos judiciales y administrativos que éste promueva o que se promuevan en su contra; Vigila la aplicación del Presupuesto de Egresos Municipales; Vigila que se envíen cada mes, las cuentas públicas para su revisión a la Contraloría Mayor del Ingreso y Gasto Públicos del Congreso del Estado.

Regidores de Representación Proporcional.- Proponen al ayuntamiento medidas para el mejoramiento de los servidores municipales; Vigilan y controlan los ramos de la administración que les encomiende el Ayuntamiento, debiendo informar a éste de sus gestiones; Suplen al Presidente municipal, en sus faltas temporales, en el orden de preferencia determinado en la Ley.

Secretario del Ayuntamiento.- Tiene a su cargo las actividades administrativas del Ayuntamiento; Realiza los proyectos de las convocatorias, que firmará el Presidente Municipal, a sesión de cabildo para los integrantes del Ayuntamiento y ponerlas en su conocimiento; Acredita, requisita y expide, conforme a derecho, los documentos emanados del Ayuntamiento; Se encarga del control de los asuntos encomendados a las comisiones y organismos auxiliares para tener un seguimiento preciso de sus avances, a efecto de poder informar al Ayuntamiento cuando sea el caso; Vigila que se cumpla el Reglamento Interior del Ayuntamiento.

Tesorero Municipal.- Recauda y administra las contribuciones y participaciones que por Ley le corresponden al municipio; Vigila el cumplimiento de leyes, reglamentos y disposiciones administrativas y fiscales; Coadyuva con el interés de la Hacienda Municipal; Lleva la contabilidad del Ayuntamiento y Remite mensualmente a la Contraloría Mayor del Ingreso y Gasto Público, los estados financieros del Ayuntamiento.

Autoridades Auxiliares

El funcionamiento del Ayuntamiento se apoya en las tareas que conforme al Artículo 9 de la Ley Orgánica Municipal, desempeñan los Presidentes Municipales Auxiliares.

Mediante la figura Político-Administrativa del Presidente Municipal Auxiliar, en las localidades de los municipios se busca la participación de la ciudadanía en la toma de decisiones y en las acciones mismas de la administración pública.
Localidad Tipo de elección
San Rafael Tenexyecac Voto Constitucional
San José Atoyatenco Voto Constitucional
San Miguel Xochitecatitla Voto Constitucional
Guadalupe Victoria Voto Constitucional
Santiago Michac Voto Constitucional
Jesús Tepatepec Voto Constitucional
San Miguel Analco Voto Constitucional
Santo Tomás La Concordia Voto Usos y Costumbres
Santa María Nativitas Voto Usos y Costumbres
San Miguel del Milagro Voto Usos y Costumbres
San Bernabé Capula Voto Usos y Costumbres
San Vicente Xiloxotitla Voto Usos y Costumbres
Fuente: Instituto Electoral de Tlaxcala, IET 2000.

Regionalización Política

Distrito electoral local.- Distrito X, con cabecera en Nativitas, territorio comprendido: Nativitas secciones 318 a 331.

Distrito electoral federal.- De conformidad con la distritación federal electoral elaborada por el Instituto Federal Electoral (IFE), Tlaxcala cuenta a partir de los comicios de 1997 con un distrito adicional. Así, se establecen 3 distritos electorales federales. En la nueva distribución, el municipio de Nativitas se incorpora al distrito electoral federal III, mismo que se integra con 23 municipios.

Reglamentación Municipal

De acuerdo con la información proporcionada por el H. Ayuntamiento 1999-2002, en el municipio de Nativitas, se aplica el siguiente reglamento.

Bando de Policía y Buen Gobierno

Cronología de los Presidentes Municipales
Nombre Periodo
Benito Lozada 1949-1951
Eloy Sevilla 1952-1954
Nicolás Portillo 1955-1957
Félix González 1959-1961
Juventino Moreno Vázquez 1962-1964
Faustino Pérez Cervantes 1965-1967
Felipe Quiroz 1968-1970
Maximiliano Quiroz Avalos 1971-1973
Rodolfo Sánchez Sánchez 1974-1976
Praxedis Pérez Méndez 1977-1979
Félix Lezama Baleón 1980-1982
Javier Quiroz Sánchez 1983-1985
Roberto Cabrera Portillo 1986-1988
Antonio Murias Bañuelos 1989-1991
Celerato Sartillo Hernández 1992-1994
Marino Martínez Hernández 1995-1998
Alfredo Vázquez Jiménez 1999
Javier González García 2000-2002
Eleuterio Serrano Romero 2002-2005
Guillermo Cabañas Téllez 2005-2008
Leonardo Uriarte Parra 2008-2011
Fuente: H Ayuntamiento.


BIBLIOGRAFÍA
Aguilera, Carmen. Tlaxcala Una historia compartida. Los Orígenes, Antropología e Historia, Tomo 5, Gobierno del Estado de Tlaxcala y CONACULTA, México1991.
Anaya Monroy, Fernando. La Toponimia Indígena en la Historia y la Cultura de Tlaxcala. UNAM, México 1963.
Artigas, B. Juan. Capillas abiertas aisladas de Tlaxcala. Instituto Tlaxcalteca de la Cultura. UNAM. México 1985.
Centro de Estudios Municipales. Los Municipios de Tlaxcala, Secretaría de Gobernación y Gobierno del Estado de Tlaxcala, México 1987.
Comisión Nacional del Agua. Gerencia Estatal en Tlaxcala, Subgerencia de Ingeniería y Apoyo Técnico, Tlaxcala 2000.
Consejo Estatal de Población. Area de Estudios en Población y Análisis Demográficos. Población Indígena en el Estado de Tlaxcala. Cuadernos municipales, ediciones 1993, 1994 1995, 1996, 1997 y 1998, INEGI, Tlaxcala 2000.
Consejo Estatal del Deporte, Instalaciones y Centros Deportivos existentes en cada uno de los Municipios del Estado, Tlaxcala 2000.
Coordinación de Planeación para el Desarrollo del Estado de Tlaxcala. Servicios Públicos en los 60 Municipios del Estado, Tlaxcala 2000.
Coordinación General de Comunicación Social del C. Gobernador del Estado. Información de los medios de Comunicación existentes en el Estado, Tlaxcala 2000.
Coordinación de Radios Cine y Televisión de Tlaxcala, Dirección General, Medios de Comunicación en el Estado, Tlaxcala 2000.
Cuéllar Abaroa, Crisanto. La Revolución en el Estado de Tlaxcala. Tomos I y II, Instituto de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, México. 1975.
Cuéllar Bernal, René. Tlaxcala a través de los siglos. Costa-Amic. México. 1986.
Coordinación General de Ecología. Recursos Naturales en el Estado de Tlaxcala, Tlaxcala 2000.
Chauvet, Fidel de J. Los Franciscanos y sus Construcciones en Tlaxcala. Talleres Fr. Junípero Serra O.F.M. México, 1950.
Durán, Fray Diego. Historia de los Indios de Nueva España e Islas de la Tierra Firme. Tomos I y II, Porrúa. México.1967.
García Cook, Angel, y Merino Carrión, Beatriz Leonor, Tlaxcala, Textos de su historia.
Gobierno del Estado de Tlaxcala y CONACULTA, Tlaxcala. Una historia compartida. Los Orígenes. Arqueología, Tomo III, México 1991.
Gobierno del Estado de Tlaxcala y CONACULTA, Tlaxcala. Textos de su historia, siglo XX. Tomo 14, México 1991.
Gobierno del Estado de Tlaxcala e Instituto José María Luis Mora, Tlaxcala. Una historia compartida, siglo XIX. Tomo13, México 1991.
González Sánchez, Isabel. Haciendas y ranchos de Tlaxcala en 1712, INAH, México 1969.
Gracia, M. Ezequiel. Los Tlaxcaltecas en la Etapa Revolucionaria 1910-1917, Edición del autor, Tlaxcala 1961.
Gibson, Charles. Tlaxcala en el siglo XVI. Gobierno del Estado de Tlaxcala y F.C.E., México 1991.
González Jácome, Alba, (compiladora). La economía desgastada. Historia de la producción textil en Tlaxcala. Universidad Autónoma de Tlaxcala y Universidad Iberoamericana, México, 1991.
Hernández Xochitiotzin, Desiderio, Citlalli Hernández. Historia de un Pueblo. Gobierno del Estado de Tlaxcala, Tlaxcala 1994.
Historia de Tlaxcala. Paleografía, introducción, notas, apéndices e índices analíticos de Luis Reyes García, con la colaboración de Javier Lira Toledo. Universidad Autónoma de Tlaxcala-CIESAS-Gobierno del Estado de Tlaxcala. México. 1998.
Instituto Nacional de Antropología e Historia, Haciendas, tumultos y trabajadores: Puebla-Tlaxcala, 1778-1798, México 1997.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, VII Censo Agrícola-Ganadero, 1991, Tlaxcala Resultados Definitivos. Tomo I, Impreso en México, 1994.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, XI Censo General de Población y Vivienda, 1990. Impreso en México, 1992.
Instituto Nacional de Estadística, geografía e Informática, Conteo de Población y Vivienda 1995.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, XIII Censo Industrial. Censos Económicos 1989. Tlaxcala. Impreso en México, 1991.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, XIV Censo Industrial. Censos Económicos 1993. Tlaxcala. Impreso en México, 1995.
Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, XI Censo Comercial. Censos Económicos 1994. Tlaxcala. Impreso en México, 1995.
Instituto Nacional de Estadística, geografía e Informática, Anuario Estadístico del Estado de Tlaxcala, edición 1999,
Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana-Secretaría de Gobernación. Diccionario Histórico y Biográfico de la Revolución Mexicana. Tomo VII, México 1992.
Instituto Electoral de Tlaxcala. Ayuntamientos elegidos 1999-2001. Presidentes Municipales Auxiliares para el periodo Constitucional de 1999-2001. Presidentes Municipales Auxiliares y Tipo de Elección, Proceso Electoral 1998. Tlaxcala 2000.
Instituto Nacional de Antropología e Historia, Centro INAH, Tlaxcala, Monumentos Históricos en el Estado de Tlaxcala y Museos en Tlaxcala, Tlaxcala 2000.
Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, Departamento de Extensión Cultural. Música y Danzas Populares Tradicionales de Tlaxcala, Tlaxcala 2000.
Ley Orgánica Municipal del Estado de Tlaxcala, artículos 32, 33, 34, 36, 40, (Decreto del Congreso No. 197, Periódico oficial del Gobierno del Estado, 4 de agosto de 1995), 41, 41-A, 41-B, 42, 47, 48, 49 y 59.
Los Municipios de Tlaxcala. Colección Enciclopedia de los Municipios de México. Secretaría de Gobernación-Gobierno del Estado de Tlaxcala, 1ra. Edición 1988.
Los Municipios de Tlaxcala. Monografías 1998 CD ROM. COPLADET-Gobierno del Estado de Tlaxcala.
Manzanilla, Lidia. Leonardo López Luján, coordinadores. Historia Antigua de México, El México Antiguo, sus áreas culturales, los orígenes y el horizonte Preclásico, Tomo I. El horizonte Clásico, Tomo II. El horizonte Posclásico y algunos aspectos intelectuales de las culturas mesoamericanas, Tomo III. CONACULTA-INAH-Porrúa, México 1994.
Martínez Baracs, Andrea. Sempat Assadourian, Carlos Tlaxcala una historia compartida, siglo XVI. Tomo siglos XVII-XVIII, Tomo 10. Gobierno del Estado de Tlaxcala y CONACULTA, México 1991.
Martínez, C. Alejandro. Lo que vi, lo que leí, y lo que me contaron de Calpulalpan. Edición del autor, México, 1986.
Monografía del municipio de Amaxac. Centro de Estudios Municipales de Tlaxcala e Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, Tlaxcala 1986.
Monografía del municipio de Apetatitlán. Centro de Estudios Municipales de Tlaxcala e Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, Tlaxcala 1986.
Monografía del municipio de Contla de Juan Cuamatzi. Centro de Estudios Municipales de Tlaxcala e Instituto Tlaxcalteca de la Cultura. Tlaxcala 1986.
Medellín, A. Rodrigo. Sanctórum, Resurgimiento Campesino de un Pueblo de Tlaxcala, SEP, México 1986.
Merino Carrión, Beatriz Leonor. La cultura Tlaxco, INAH. México. 1989.
Nava Rodríguez, Luis. Historia de la Ciudad de Tlaxcala. Talleres Gráficos del Estado de Tlaxcala, S.A. de C.V., Tlaxcala. 1989.
Ramírez Rancaño, Mario. Tlaxcala. Una historia compartida, siglo XX. Tomo XVI, Gobierno del Estado de Tlaxcala y CONACULTA, México 1991.
Rendón Garcini, Ricardo. Breve historia de Tlaxcala, Colegio de México y F.C.E., México 1996.
Roa Bárcenas, José María. Recuerdos de la Invasión Norteamericana Tomos I, II y III, Porrúa, México 1993.
Sahagún, Bernardino. Historia General de las Cosas de la Nueva España, de Angel García Garibay, Editorial Porrúa, México 1979.
Secretaría de Educación Pública del Estado de Tlaxcala, Infraestructura Educativa por nivel escolar, Tlaxcala 2000.
Salud de Tlaxcala, Organismo Público Descentralizado de Tlaxcala. Dirección de Planeación, Departamento de Estadística y Evaluación, Tlaxcala 2000.
SEPE. Unidad de Servicios Educativos en el Estado. Departamento de Estadística. Tlaxcala, Tlaxcala 2000.
Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca. Delegación en el Estado, Recursos Naturales en el Estado, Tlaxcala 2000.
Secretaría de Comercio y Fomento Industrial. Delegación en el Estado. Dirección de Promoción Económica, Tlaxcala 2000.
Secretaria de Turismo, Gobierno del Estado de Tlaxcala, Guía Turística, Te Queremos en Tlaxcala, Tlaxcala 2000.
Secretaría de Turismo. Tradiciones, Costumbres, Folklore, Hechos Históricos y Atractivos Turísticos en Tlaxcala, Tlaxcala 2000.
Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Medios de Comunicación en el Estado, Tlaxcala 2000.
Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Gobierno del Estado de Tlaxcala. Vías de Comunicación en el Estado, Tlaxcala 2000.
Suárez de la Torre, Laura. Tlaxcala. Textos de su historia, siglo XX, Tomo 15, Gobierno del Estado de Tlaxcala y CONACULTA, México 1991.
Terán Bonilla, José Antonio. La Construcción de las Haciendas de Tlaxcala. Colección Científica. México D.F. 1996.
Universidad Iberoamericana, El Prosperato. El Juego de Equilibrios de un Gobierno Estatal (Tlaxcala de 1885 a 1911), editores Siglo XXI, México 1993.
Werner Gerd, Dr. Los Suelos en el estado de Tlaxcala, Altiplano Central Mexicano. Edición del Gobierno del Estado de Tlaxcala y Universidad Autónoma de Tlaxcala. Talleres Gráficos del Estado de Tlaxcala, S.A. de C.V. 1989.

CRÉDITOS
Lic. Héctor Israel Ortiz Ortiz
Gobernador del Estado de Tlaxcala.
Prof. Lic. Aarón Méndez Sánchez.
Director General del
Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Municipal


Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Municipal "ITDEM"

C. Prof. Lic. Aarón Méndez Sánchez.
Director General del “ITDEM”
C. Econ. Luís Fabián González Rodríguez
Asesor del “ITDEM”
C. MVZ. Enrique Ramírez de la Vega.
Jefe del Departamento Jurídico y Desarrollo Municipal.
C. C.P. José Wiliúlfo Hernández Gálvez.
Jefe del Departamento de Investigación Municipal.
C. Lic. Marco Antonio Samayoa Luna.
Jefe del Departamento de Administrativo.
C. Lic. Leonides Hernández Hernández.
Jefe de Departamento de Gestión y Capacitación Municipal.
Casa del Parque de la Juventud / (01-246) 46-22999 y 46-22769.
Tlaxcala de Xicohtencatl, Tlaxcala / C.P.90000.


--------------------------------------------------------------------------------

Enciclopedia de los Municipios de México
Tlaxcala
© 2005. Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal,
Gobierno del Estado de Tlaxcala

NATIVITAS