Jilotzingo

NOMENCLATURA
Denominación Toponimia
Jilotzingo. El nombre más antiguo que se conoce del municipio es Xilotzingo, palabra de origen nnáhuatl formada por los vocables Xilo, "Diosa del maíz, xin, "partícula reverencial y co "en", que en conjunto se traducen como "Donde se venera a Xilonen".

A la llegada de los españoles, como era costumbre de éstos, se antepuso al nombre de Xilotzingo el de Santa Ana, en referencia a personajes propios de la religión católica, quedando el nombre de la localidad como Santa Ana Xilotzingo. Cabe hacer mención que los escritores de la época consignaron los nombres de los pueblos como los escuchaban, razón por la cual el nombre termina en go y no en co.

ESCUDO
El glifo o jeroglífico de Xilotzingo, tomado del libro de los tributos, representa las piernas de la diosa Xilonen en posición de danzar y ambas extremidades son coronadas por mazorcas de maíz tierno.

La identificación municipal se sustenta en el glifo prehispánico de Xilotzingo dentro de un círculo, en derredor, la leyenda “H. Ayuntamiento Constitucional, Jilotzingo, Méx”, así como el período que actuará el ayuntamiento.


HISTORIA
Reseña Histórica Durante la época prehispánica, es comprobable históricamente que lo que hoy son los municipios de Jilotzingo, Isidro Fabela, Nicolás Romero y Jilotepec, así como otras regiones, estaban habitadas por el pueblo otomí. Otomí se compone de las raíces OTHO, "nada" o "negación", y MI, "sentarse", que en conjunto se interpretan como "Sin asiento, errante". Los aztecas traducían los nombres extraños a su idioma, y lo mismo hicieron con el vocablo OTHOMI de cuya palabra hicieron otomitl, “caminante de flecha”, derivado de OTOCAC o de OTOCA, que significa “marchar, viajar” y MITL, "flecha".

Los actuales representantes de la etnia defienden su derecho a ser llamados nahuas, vocablo en su lengua, y no otomí en náhuatl.

Los otomíes fueron dominados por los chichimecas, luego por los tepanecas y por último por los mexicas. De ahí la abundancia de nombres en náhuatl.

Antes que llegaran los españoles deben haber existido los siguientes asentamientos: Ayucan, Mazatla, Tecpan y Xilotzingo que, durante la época colonial, aumentaron su nombre con el de un santo de la religión que trajeron los europeos.

Durante la época colonial, apenas los españoles habían derrotado totalmente a los aztecas, cuando inmediatamente tramitaron mercedes reales para apropiarse de las tierras que rodeaban la capital de la Nueva España.

La zona montañosa, desde entonces denominada, Santa Ana Xilotzingo, despertó la codicia de los conquistadores, por su riqueza maderera, sus manantiales y la fertilidad de sus cañadas y montes, especiales para la crianza de ganado. Rápidamente los indígenas fueron despojados de las tierras que por siglos les habían pertenecido, pasando a ser propiedad de unos cuantos españoles.

Es de señalarse que Xilotzingo quedó comprendido dentro de la Encomienda dada a Isabel Moctezuma.

Los indígenas y mestizos que habitaron lo que hoy es el municipio de Jilotzingo, no se mostraron sumisos ante los despojos, dedicándose a pelear por los terrenos de que fueron despojados, casi desde el inicio de la época colonial.

No es sino hasta el período postrevolucionario en que consiguen devolución de parte de sus terrenos como dotación de ejidos.

Tras la instauración de la Constitución de Cadiz en 1812, se nombraron ayuntamientos en la llamada Nueva España. Con el territorio que hoy ocupan los municipios de Jilotzingo e Isidro Fabela, se creó el de Monte Alto, municipio que, al formarse el Estado de México en 1824 adquirió el rango constitucional y quedó encuadrado en el IV Distrito con cabecera en Tacuba, aunque luego se legisló para declarar cabecera del mismo a Tlalnepantla.

No se han encontrado documentos probatorios de que, en la parte que nos ocupa, se hayan efectuado acciones guerreras en la lucha de Independencia, lo que sí es comprobable es que el general Ignacio López Rayón operó en esta región y es de suponerse que en su ejército había elementos originarios de este municipio.

El 27 de septiembre de 1821, México inició su etapa independiente, tiempo después, el 2 de marzo de 1824, nacería el Estado de México, y con él, el municipio de Monte Alto, hoy Jolotzingo, el cual quedaría encuadrado en el IV Distrito con cabecera en Tacuba el 18 de julio de 1825, la cual sería cambiada, por decreto número 49, a Tlalnepantla.

En 1828, apenas transcurridos siete años de la consumación de la Independencia, el teniente coronel retirado, Manuel Reyes Veramendi, inició un pronunciamiento en contra de los españoles que vivían en México, a quienes culpaba de todas las desgracias de nuestra patria. Este pronunciamiento está fechado en septiembre 27 de 1828, en Paso de la Cuesta Grande, Monte Alto, Méx.

Nuevamente en 1828, vecinos del Monte Alto se levantaron en armas contra el gobierno.

En 1857, ocurrió otro levantamiento de gente armada en Monte Alto. Al año siguiente hubo otra insurrección.

De 1858 a 1860, México nuevamente se desangra en otra fratricida contienda conocida como la Guerra de Tres Años o Guerra de Reforma. El territorio municipal es testigo de paso de tropas, ataques de las fuerzas de Nicolás Romero, levantamientos, etc.

Durante la Invasión Francesa o Segundo Imperio, no ha sido posible localizar documentación que acredite la estancia de los franceses en el municipio de Jilotzingo, aunque son comprobables incursiones de estos hasta Santiago Tlazala, que a partir de 1862 llegó a ser la cabecera municipal de Monte Alto. De este poblado precisamente es originario el coronel Eulalio Núñez, que combatió a los invasores franceses.

La época histórica conocida como Porfiriato se inicia el 23 de noviembre de 1867 y termina el 25 de mayo de 1911, cuando el anciano general Porfirio Díaz, obligado por los triunfos de la Revolución maderista, presenta su renuncia. Debe mencionarse que del 1º de diciembre de 1880 al 30 de noviembre de 1884, asumió la presidencia el señor Manuel González.

Dentro de este período histórico, los habitantes de la hacienda de Bata, se dirigieron al gobernador del estado, el 29 de julio de 1881, pidiéndole: “La derogación de la parte relativa del decreto No. 30, del 30 de septiembre de 1874, a fin de que la expresada se reincorporaría a la municipalidad de Santa Ana Jilotzingo”.

El 3 de mayo de 1902, los ciudadanos José Álvarez Terán y Pablo Roa, vecinos de Santa María Mazatla, y Santos Sánchez y Guadalupe Ruiz, habitantes del pueblo de San Luis Ayucan, dirigieron al gobernador del estado un acta firmada por más de doscientos residentes de los pueblos citados, en la que se pidió que la cabecera municipal de Jilotzingo fuera transladada al pueblo de Santa María Mazatla.

En 1897, el municipio de Jilotzingo tenía 4,935 habitantes, de los cuales 2,417 eran hombres y 2,518 mujeres.

En el año de 1910, año de término del Porfiriato inicio de la Revolución Mexicana, el municipio Jilotzingo tenía 4,655 habitantes, 280 menos que en 1897.

Desde el año de 1900, la única vía de comunicación para los municipios de Jilotzingo, Iturbide, Nicolás Romero y Villa del Carbón, era el ferrocarril de Monte Alto. Los vecinos de Jilotzingo caminaban grandes distancias para llegar a la terminal de la Colmena y abordar el tren.

Los productos de consumo o de venta se transladaban a lomo de mula, siendo más fácil para los vecinos de Santa María Mazatla y San Luis Ayucan, trasladarse a Naucalpan. Para 1910 ya existía comunicación telefónica a Jilotzingo, con una línea que partía de Tlalnepantla, llegaba a Atizapán de Zaragoza, seguía Nicolás Romero y, de ahí, se establecía comunicación con Transfiguración, Iturbide y Jilotzingo. En total, la línea tenía seis aparatos y una extensión de 32, 320 kilómetros.

Sin duda alguna, la época de mayor relevancia de Jolotzingo se da durante la Revolución mexicana, ya que son en sus montes, cañadas y pueblos, en los que se escenifican importantes batallas que tiñen de sangre su suelo.

Dos de sus pueblos, San Luis Ayucan y Santa María Mazatla, son los que más participaron en acciones armadas, cuyos moradores se afilian a la lucha zapatista.

La causa principal para participar en la lucha zapatista, era el tratar de recuperar sus tierras y aguas, lucha que se había iniciado en el período colonial y que se resolvería después de la Revolución; ejemplo de ello, es la dotación ejidal que se les concedió a los vecinos de San Luis Ayucan en octubre de 1921, siendo el primer ejido que se crea en el municipio. A Santa María Mazatla se le dota en octubre de 1925 y a Espíritu Santo en enero de 1937. Posteriormente, San Luis Ayucan consigue una ampliación.

De los muchos vecinos que se enrolaron en las fuerzas zapatistas revolucionarias, hubo algunos que lograron alcanzar grados militares, entre ellos se encuentra el general Melchor González, el coronel de caballería Eduardo Núñez, el teniente coronel Asunción Solano, todos ellos originarios de San Luis Ayucan.

Según la tradición oral, también militaron en las fuerzas revolucionarias las siguientes personas: de San Luis Ayucan, Agapito González, Juan Mayén, Sixto Domínguez, Macario Mayén, Piedad Mayén, Jesús González, Marcial Solano, Gregorio Tovar Casas; de San Miguel Tecpan, Agustín Sánchez; de Santa María Mazatla, José Terán de quien se dice llegó a general, el teniente coronel Francisco Mayén y Juan de la O.

La tradición oral narra también, que algunas mujeres que vivían en este municipio lo abandonaron al irse como “adelitas” o soldaderas, siguiendo a un revolucionario o a un “Juan” de las fuerzas de la Federación.

El 8 de septiembre de 1918, un numeroso grupo de habitantes del municipio, llegó hasta un paraje llamado Las Mecas, ahí pernoctó y al día siguiente, apoyado por soldados del ejército federal, penetró a los poblados que lo conforman, en un acto llamado “La Reconcentración”, el cual aún se conmemora.

Al terminar la Revolución, edificios públicos, caminos, calles y cadas de numerosos vecinos estaban destruidos. En una labor titánica los habitantes de Jilotzingo se dieron a la tarea en base a faenas, de reconstruir el palacio municipal, las pocas escuelas y hasta algunos templos.

Uno de los primeros caminos construidos para comunicar este lugar, fue el que desde Jilotzingo llegaba a la vía del ferrocarril de Monte Alto a la altura del paraje conocido hasta la actualidad como “El Bramadero”, el cual pasaba por “Los Lavaderos” y “Casa Blanca”. Este camino se construyó en 1931 a pico y pala, con el esfuerzo de todos los vecinos del sexo masculino de los pueblos de Santa Ana, San Miguel Tecpan y Espíritu Santo, los cuales realizaron cientos faenas para poder realizar esta vía, durante la administración de Maximino Sánchez.

En 1934, siendo presidente municipal Conrado M. Sánchez, los vecinos de San Luis Ayucan y Santa María Mazatla se organizaron para construir un camino que uniera estas dos comunidades con el municipio de Naucalpan, que es la salida natural para estos pueblos. Los trabajos duraron de 1952 a 1954, iniciando en un paraje conocido como “Paso del Tejocote”, en el que el gobierno del estado proporcionó carretillas, picos y palas para esta obra, así como asesoría técnica.

Al termino de la construcción de la brecha que unió a Mazatla y Ayucan con Naucalpan, los vecinos de estos dos poblados formaron una sociedad cooperativa para prestar el servicio de transporte público. El viaje duraba en ese entonces, poco más o menos de 3 horas.

En 1956 se iniciaron los trabajos de electrificación; en 1958 la remode lación del palacio municipal; en 1961-1963 se amplió el palacio municipal.

Del periodo que va de 1967 a 1969, se introdujo el agua potable en Santa María Mazatla; de 1973 a 1975 se remodeló la cabecera municipal e inició la construcción de la carretera que une a Jilotzingo con Tlazala; de 1976 a 1978, se adquirió el terreno para la secundaria Santa María Mazatla, se empedró el barrio de Dongu y se remodeló el poblado de San Miguel Tecpan, de 1979 a 1981, se amplió la escuela primaria de Espíritu Santo; se tramitó la Unidad de Medicina Familiar del IMSS; se extendió la red de agua potable de San Luis Ayucan; se expropió un terreno colindante con la escuela secundaria de Santa María Mazatla y se construyó la escuela preparatoria; se remodeló San José de las Manzanas; y se aumentó la red eléctrica.

A inicios de la década de los ochenta se inauguró la carretera Naucalpan-Ixtlahuaca, que representó un gran beneficio.

De 1982 a 1984, se construyeron los salones de usos múltiples de Santa Ana Jilotzingo y Santa María Mazatla, se edificaron los centros de salud de Santa Ana y San Luis Ayucan y se instaló la bodega de Conasupo.

De 1985 a 1987, se construyó el edificio de usos múltiples en San Luis Ayuca y los centros de desarrollo del mismo lugar y de Santa Ana; se instaló la primera biblioteca pública que funcionó en el municipio, ubicada en San Luis Ayuca; y se inició la operación de dos lecherías Liconsa.

Entre 1988-1990, se reconstruyó, hasta dejarlo como es actualmente, el palacio municipal, cuarto en la historia municipal; se hizo el edificio para la escuela preparatoria, se introdujo el agua potable en San Miguel Tecpan; se inició el sistema de bombeo para agua potable en San Luis Ayucan.

De 1991-1993 se edificó la barda perimetral de la escuela preparatoria, se reconstruyó la antigua escuela de San Miguel Tecpan, que data de 1877, destinándola para la primera Casa de Cultura que existe en el municipio; se clausuró, con el apoyo del gobierno del estado, un fraccionamiento llamado “Granjas y Huertas de Peñuelas”, en el que pretendía comercializar más de mil lotes.


Personajes Ilustres General Melchor González, (1894- )
Revolucionario zapatista.

Coronel Eduardo Núñez, (1932-1933)
Revolucionario zapatista y presidente municipal.

Teniente Coronel Asunción Solano.
Revolucionario zapatista.

Profr. Jesús Velázquez Cordero.
Distinguido educador.

Profr. Isidro Martínez Flores.
Distinguido educador.


Cronología de Hechos Historicos AÑO ACONTECIMIENTOS
1820 Por desconocer la fecha exacta y como era costumbre en el siglo pasado, se ha tomado la fiesta patronal de Santa Ana Jilotzingo, como la fecha en que se instaló el primer ayuntamiento de Monte Alto.
1821 Se levanta acta, "En el pueblo Cabecera de Santa Ana Jilotzingo Monte Alto", que es la relación de la jura y solemne procolación de la Independencia.
1824 Erección del Estado de México. El municipio de Monte Alto adquiere rango constitucional y queda encuadrado en el IV Distrito o Partido, que inicialmente tenía cabecera en Tacuba, aunque pronto se legisló para que Tlalnepantla fuese la cabecera de distrito.
1825 Ley en que se citan los lugares donde hay ayuntamientos, en la que se menciona a Jilotzingo, con cabecera de partido en Tlalnepantla y perteneciente a la Prefectura de México.
1828 Pronunciamiento del teniente coronel Manuel Reyes Veramendi, que se inicia en Pie de la Cuesta Grande, Monte Alto.
1838 Vecinos de Monte Alto se levantan en armas contra el gobierno.
1862 Se decreta que en tanto el Congreso del estado resuelve lo conveniente respecto a la división territorial, se declare cabecera de la municipalidad de Monte Alto al pueblo de Santiago Tlazala.
1868 Por Decreto No. 37 de la legislatura local, se divide el municipio de Monte Alto en dos: el de Santa Ana Jilotzingo y el de Santiago Tlazala.
1874 Decreto No. 30 que segrega al municipio de Jilotzingo los terrenos de la hacienda de Bata y los anexa al municipio de Iturbide.
1880 Nace en Santa María Mazatla, Isidro Martínez Flores, quien se convertiría en distinguido educador.
1894 Nació en San Luis Ayucan, Melchor González, quien en el período revolucionario fue destacado militar.
1902 Vecinos de Santa María Mazatla y San Luis Ayucan, inician gestiones para que se cambie la cabecera municipal.
1910 Se incorpora a las fuerzas revolucionarias con el grado de Capitán 1º, Melchor González.
1918 Un numeroso grupo de vecinos retornó al municipio y recobró propiedades y edificios públicos, lo que originó las festividades de la "Reconcentración" que se efectúan cada año.
1923 Dotación ejidal de 360 has. a San Luis Ayucan.
1925 Inicio de trámites para crear el ejido de Espíritu Santo.
1929 Inicio de los trámites para dotar de ejido a Santa María Mazatla.
1931 En forma oficial y organizada se continuó la construcción del camino de Espíritu Santo al Bramadero, que se abrió a pico y pala.
1934 Se continuó la construcción del camino de San Luis Ayucan a Naucalpan.
1935 Se Dotó de 1054 has. al ejido de Santa María Mazatla.
1937 Resolución para crear el ejido de Espíritu Santo. Inició los trámites el C. Ruperto Rojas, quien murió trágicamente.
1941 Ampliación de 32.85 has. de ejido a San Luis Ayucan.
1995 Se dio a conocer el resultado de un concurso para escoger Escudo Municipal, la triunfadora fue la C. Sandra Edith Mayén Ramírez; este símbolo de identidad nunca se ha empleado.
1996 Se dio a conocer el acuerdo de Cabildo que elevó a la categoría de Villa a la cabecera municipal. Nunca se ha empleado esta nueva denominación.


MEDIO FÍSICO
Localización
El territorio que ocupa el municipio de Jilotzingo se encuentra en la parte central del Estado de México, al noroeste de la ciudad de Toluca y hacia el oeste del Distrito Federal, ocupando la parte más alta y agreste de la cadena montañosa de Monte Alto, que es una prolongación noroccidental de la Sierra de las Cruces.

La mayor extensión territorial del municipio está localizada entre las coordenadas del paralelo 19º 24’ 59” al paralelo 19º 33’ 26” de latitud norte y del meridiano 99º 19’ 56” al meridiano 99º 28’ 25” de longitud oeste.




Extensión La extensión territorial del municipio es de 143,66 kilómetros cuadrados. Esta información corresponde a 1999, fecha en que se le resta una cantidad importante a la extensión territorial, según datos proporcionados por el IIIGECEM se reduce a 117,09 kilómetros cuadrados e, incluso, se modifican las colindancias.

Orografía En virtud de que el municipio forma parte de una zona montañosa, abundan los cerros, entre los que destacan los de Apaxco, San Pablo, San Miguel, Gachupín, Ñangó, Tecxane, Monte Alto, El Organo, Geishto.

Los lugareños afirman que existen otros cerros bastante altos, como: Sehuayan, que posiblemente sea el de mayor altura y se encuentra en los límites con el municipio de Otzolotepec; mencionan también los cerros de Endoni y de Las Cabezas.


Hidrografía Por su altura sobre el nivel del mar y ser una zona boscosa, el municipio de Jilotzingo es una importante cuenca hidrológica, aunque desafortunadamente, por la ausencia de precipitación pluvial, han descendido los volúmenes de las corrientes que brotaban en sus manantiales.

El arroyo más caudaloso es el río de Santa Ana que posteriormente se convierte en “río” de La Colmena. Otros arroyos de importancia son los de Navarrete, San Luis, Cañada del Silencio y Los Ranchos.

En cuanto a manantiales, los más notables son: Texandeje, Capoxi, Diante, Los Capulines, El Rincón, Endeca, Las Tinajas, Pipilihuazco, Ojo de Agua, La Alameda, Megoh, Xote, Meje, Hierba Azul, Canta Ranas, Cieneguita, Villa Alpina, Gundo, Los Fresnos, Cutxi, Ojo de Agua y El Frutal.


Clima El clima predominante en el municipio es el templado subhúmedo, con bastantes precipitaciones pluviales en el verano, calculándose en el año, 136 días son de lluvia apreciable un mínimo de 96 son nublados y sólo 129 son despejados.

La temperatura promedio anual es de 13.7 grados centígrados, con una máxima de 29.5 y una mínima de 5.6.

Cuando menos una vez al año, las nevadas convierten este rumbo en paisaje navideño, lo que es aprovechado para que miles de visitantes vengan a divertirse en los nevados bosques.


Principales Ecosistemas Flora

Sin duda alguna, la mayor riqueza de Jilotzingo son sus bosques, pues independientemente de la variedad forestal que tienen, son el principal soporte del equilibrio ecológico de la región de Monte Alto.

En el municipio de Jilotzingo encontramos tres variedades de bosque: encinos, abetos y pinos.

De las especies de encino existen cuatro especies dominantes: encino de hoja de laurel, “Quercus Laurina”; encino de hojas crasas, Quercus Magnolaefolia, encino mexicano, Quercus Mexicana; y aile de hoja firme, Alnus.

En el bosque de abeto predomina la “Abies religiosa”, comunmente conocido como oyamel.

En el bosque de pinos existen las especies de Pinus Montezume, Pinus Hartwegii y Pinus Patula.

Los frutales propios de regiones frías se reproducen y se desarrollan muy bien en este rumbo, de éstos destacan el perón, manzana, tejocote, ciruelo, chabacano y durazno cimarrón.

Dentro de la rama de plantas y hierbas, alcanzan buen crecimiento las siguientes: maíz, frijol, chícharo, haba, cebada, trébol, berro, nabo, rosas de diversas especies, epazote, palma real, girasol, calabaza, trigo, chilacayote, huazontle, cebolla, ajo, apio, papa, perejil y cempasúchil.

Fauna

La fauna es escasa, aunque en tiempos no muy lejanos, en los bosques de Jilotzingo, existieron hasta venados.

Actualmente la fauna se ve reducida a las especies domésticas, tales como: conejo, hurón, tuza, cacomixtle, ratón, ardilla, liebre, camaleón, lagartija, serpientes, armadillo, ranas, sapos, acociles, tlacuache y murciélago.

Entre las aves podemos citar: lechuza, gavilán, cardenal, paloma y águila.

Insectos: libélula, grillo, mariposa, escarabajo, luciérnaga, araña, alacrán.


Recursos naturales No obstante que la vocación del suelo es forestal, curiosamente no es la silvicultura la principal fuente de ingresos y de ocupación en el municipio de Jilotzingo.

Sin embargo. la producción forestal es el principal recurso natural con que cuenta el municipio, dado que aproximadamente el 80% de su territorio es forestal.




Características y Uso de Suelo El suelo predominante en el municipio es de tipo luvisol crónico, el cual presenta las siguientes características: es un suelo de color pardo intenso rojizo, de buena fertilidad y textura arcillosa que lo hace no recomendable para el desarrollo urbano, si bien presenta drenaje interno eficiente, en labores agrícolas requiere de fertilización. Se ubica en la parte norte del municipio

Como suelo secundario existe el andosol úmbrico, suelo derivado de la ceniza volcánica que se distingue por la alta capacidad de retención de humedad y fijación de fósforo. Este tipo de suelo, tiene una alta susceptiblidad a la erosión y, de manera preferente, se debe destinar a la explotación forestal o a la creación de parques recreativos y turísticos.

De las 14,366 hectáreas de la superficie municipal, 11,299.3 (78.65%) se dedican a la explotación forestal, 1,311.2 (9.12%) al uso agrícola de temporal, 724.8 (5.05%) al uso pecuario y 73.1 (.51%) al uso urbano.

Las tierras erosionadas alcanzan las 23.7% hectáreas que del territorio municipal y 933.9 hectáreas (6.5%) tienen usos no especificados.

Casi el 79% de la extensión territorial son bosques poblados con las siguientes especies: oyamel, pino, ocote, madroño, roble, trueno, eucalipto, encino y coníferas, según las altitudes.


PERFIL SOCIODEMOGRÁFICO
Grupos Étnicos Según datos del Conteo de Población y Vivienda de 1995, para este año en todo el municipio, sólo existen 86 personas que aún hablan alguna lengua indígena, de éstas, 70 también hablan español, una exclusivamente su lengua y seis más no están especificados.

De las 77 personas, 41 son hombres y 36 mujeres. Las lenguas indígenas predominantes son Hñahuñu u otomí, mazahua y náhuatl.

De acuerdo a los resultados que presento el II Conteo de Población y Vivienda en el 2005, en el municipio habitan un total de 112 personas que hablan alguna lengua indígena.


Evolución Demográfica Si bien es cierto que los cambios demográficos no habían sido bruscos en más de cien años, en las últimas tres décadas sí muestran una tendencia altamente riesgosa que denota que el crecimiento natural está siendo superado debido al aumento de asentamientos humanos que ya invade terrenos que fueron de cultivo o zonas boscosas. A continuación conoceremos algunos indicadores demográficos:

1960 1970 1980 1990 1995
Hombres 2,120 2,203 4,601 6,231
Mujeres 1,815 2,037 4,410 6,181
Total 3,935 4,240 6,306 9,011 12,412

De 1990 a 1995 se observa un considerable crecimiento poblacional, dado que en este periodo se registró una tasa media anual de crecimiento de 5.83.

Las vías de comunicación que nos une a los principales centros fabriles, la falta de una adecuada reglamentación para venta de terrenos y edificación de viviendas, contribuye a que los poblados, principalmente los cercanos a Naucalpan como son San Luis Ayucan y Santa María Mazatla, crezcan en forma incontrolada.

Es importante señalar que para el año 2000, de acuerdo con los resultados preliminares del Censo General de Población y Vivienda efectuado por el INEGI, existían en el municipio un total de 15,075 habitantes, de los cuales 7,467 son hombres y 7,608 son mujeres; esto representa el 49.5% del sexo masculino y el 50.5% del sexo femenino.

De acuerdo a los resultados que presento el II Conteo de Población y Vivienda en el 2005, el municipio cuenta con un total de 13,825 habitantes.


Religión Durante 1990 un total de 7,791 habitantes mayores de cinco años, en los que 3,970 eran hombres y 3,821 mujeres, manifestaron pertenecer a los siguientes grupos religiosos:




INFRAESTRUCTURA SOCIAL Y DE COMUNICACIONES
Educación Actualmente la educación se organiza de la siguiente manera:

A nivel preescolar los Centros de Desarrollo Infantil del DIF se hacen cargo de 377 alumnos en 10 planteles con 14 profesores.

En el nivel primaria hay 9 planteles (uno de dos turnos), que atienden a 2,016 alumnos con 62 profesores.

En el nivel de educación medio básica, existen cinco planteles (uno con dos turnos), de los cuales tres son secundarias oficiales, una secundaria técnica y otra telesecundaria, que en conjunto suman 831 alumnos que son atendidos por 50 profesores.

En el nivel medio superior se imparte en una escuela preparatoria, con un total de 205 alumnos y 19 profesores.

La educación en el municipio de Jilotzingo ha tenido avances notables, en el nivel básico y medio básico (preescolar, primaria, secundaria) las escuelas tienen la capacidad para atender a la totalidad de la población en edad escolar.

Sin embargo, a pesar de que se cuenta con la infraestructura suficiente para atender la demanda evolutiva en el municipio existen 872 analfabetas que representan el 11.3% de la población mayor de 5 años.


Salud Se cuenta con cuatro pequeñas clínicas en las que laboran siete médicos que proporcionan únicamente consulta externa.

En el terreno de la medicina particular se cuenta con 8 doctores diseminados en diferentes poblados del municipio y un total de cinco farmacias con existencias en los medicamentos más comunes.

En cuanto a seguridad social, en Espíritu Santo funciona la Unidad Médico Familiar No. 88 del IMSS, que cuenta con más de 4,500 adscritos; sin embargo, no todos son residentes de este municipio, algunos son asegurados que radican en Tepatlaxco y Tlazala de Fabela.

También hay derechohabientes del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM), aunque éstos no reciben atención médica en el municipio.


Abasto Dado que dentro del municipio no existe una central de abasto, quienes se dedican a la actividad comercial deben surtirse en los municipios aledaños.

No hay mercados público; sin embargo, funcionan cuatro tianguis o mercados sobre ruedas que semanariamente recorren los pueblos.

Tampoco se tiene rastro para matanza, por lo que ésta se efectúa en domicilios particulares.

Existen 6 tiendas Conasupo y 2 expendios de Liconsa. Los comercios se encuentran distribuidos en diversas poblaciones, como a continuación se indica: Santa Ana Jilotzingo, 22 comercios; en Espíritu Santo 35; en San Miguel Tecpan 20; en Santa María Mazatla 63; en San Luis Ayucan 86. La mayoría son lonjas mercantiles y misceláneas aunque también se incluyen tlapalerías, materiales de construcción, herrerías, farmacias, etcétera.

La mayoría de comerciantes están afiliados a la Asociación de Comerciantes de Jilotzingo.

En general, para adquirir vestuario, muebles y enseres de uso en el hogar, los vecinos deben transladarse a municipios cercanos.


Deporte En cuanto a deportes, el más popular es el fútbol, el cual cuenta con tres ligas llaneras que agrupan más de sesenta equipos. Para la práctica de esta actividad deportiva se cuenta con ocho campos.

Existe afición por la charrería, para cuya práctica se cuenta con un lienzo charro al que asiste numeroso público cuando hay competencia.

A los vecinos también les gusta el jineteo de vaquillas o rodeo. También se practican, aunque en pequeña escala, el basquetbol, voleibol y frontón. Para la practica de estos deportes se cuenta con tres canchas y un frontón recientemente construido.


Vivienda De 1,756 viviendas particulares habitadas en 1990, 342 están techadas con láminas de cartón; 57 con palma, tejamanil o madera; 501 con lámina de asbesto o metálica; 77 con teja; 749 con loza de concreto, tabique o ladrillo; 8 con otros materiales; y 16 no está especificado.

Las 342 viviendas con techo de cartón son habitadas por 1,872 personas; en las 57 que tiene techos de palma, tejamanil, o madera viven 289; en las 501 que están techadas con lámina de asbesto o metálica moran 2,662; en las 77 techadas con teja residen 360; en las 749 de techo de loza de concreto, tabique o ladrillo, habitan 3,660; en las de otros materiales viven 40 y 99 vecinos no especificaron con qué están techadas sus casas. Del total de viviendas 461 tienen piso de tierra; 1,201 de cemento firme; 71 de madera, mosaico u otros recubrimientos; 17 no especificaron.

De acuerdo al Conteo de Población y Vivienda de 1995, el número de viviendas en el municipio se ubicó en 2,571, todas particulares.

Cabe señalar, que en el año 2000, de acuerdo a los datos preliminares del Censo General de Población y Vivienda, efectuado por el INEGI, hasta entonces, existían en el municipio 3,194 viviendas en las cuales en promedio habitan 4.72 personas en cada una.

De acuerdo a los resultados que presento el II Conteo de Población y Vivienda en el 2005, en el municipio cuentan con un total de 3,222 viviendas de las cuales 3,184 son particulares.


Servicios Públicos Según el INEGI, en 1990, 79.9% de las viviendas contaron con agua potable, 92.9% con energía eléctrica y 39.6% con drenaje.

Según INEGI, hasta 1990, la distribución de los servicios públicos era la siguiente: de 1,750 viviendas, 693 disponen de drenaje y 963 no cuentan con éste; 1,399 tiene agua potable y 322 no cuenta con este servicio; 1,627 disponen de energía eléctrica y 123 no.

En cuanto a la coebrtura de otros servicios públicos los datos son los siguientes:

Servicio Cobertura
(%)
Energía eléctrica 98%
Alumbrado público 60%
Recolección de basura y limpieza 70%
Pavimentación 70%
Seguridad pública 60%
Servicios culturales 5%
Agua entubada 88%
Drenaje 66%


Medios de Comunicación Se captan todas las radioemisoras y canales de televisión del Distrito Federal no así las señales transmitidas de Toluca.

No hay un solo puesto de periódicos y revistas, los periódicos de mayor circulación son semanarios editados en municipios aledaños, aunque debe aclararse que estos medios de comunicación tiene ubicados sus lectores en el medio oficial, pues sólo son repartidos en las oficinas municipales.

Es notorio que la ciudadanía está desinformada en cuanto a las acciones que emprende el ayuntamiento, y cuando llega a enterarse, es por la comunicación oral, que si bien es común en la región, no es la ideal.


Vías de Comunicación Según los indicadores básicos para la Planeación Regional, se cuenta con un total de 49 kilómetros de red carretera y caminos, de los cuales 32.80 corresponden a vías pavimentadas, 9 a revestidos y 7.20 a caminos rurales.

La carretera principal del municipio es la que parte de Naucalpan a Ixtlahuaca con una longitud aproximada, dentro del territorio de 24 km., ya que cruza el municipio.

Otra vía importante es la que parte del entronque de la Carretera Naucalpan-Ixtlahuaca y pasa por los pueblos de Espíritu Santo y Jilotzingo, uniéndose con Tlazala de Fabela y ciudad Nicolás Romero.

Actividad económica
Principales Sectores, Productos y Servicios Agricultura

No obstante que ésta no es una región eminentemente agrícola y la vocación del suelo más que todo es forestal, la agricultura, ha sido fuente de trabajo y satisfactor para el autoconsumo.

En el presente, las actividades relacionadas con la agricultura han disminuido aun más, pues la cercanía de los centros fabriles y la facilidad para transportarse a ellos, ha originado que gran parte de la fuerza de trabajo se contrate en la industria y no se trabajen las tierras.

Dentro del régimen ejidal o comunal existen 8,176.85 has. que en la práctica no son productivas ya que se carece de organización, capital, tecnología y seguridad en la tenencia de la tierra.

Los cultivos tradicionales son el maíz, avena y haba; aunque existen áreas mayores que se destinan a la siembra de la papa, tubérculo con probabilidad de ser rentable yq ue por falta de una adecuada organización su comercialización es deficiente.

Ganadería

El INEGI señala que en 1990 habían: 660 bovinos; 4,124 porcinos; 2,684 ovinos; 140 caprinos; 862 equinos; 10,538 aves de corral; 303 conejos, 10 cajones de colmena.

Casi todas las casas de los lugareños tienen corral con animales destinados al autoconsumo, como gallinas, guajolotes, mínimo uno o dos cerdos, borregos, etcétera. También casi todas las familias cuentan mínimo con un equino, ya sea por gusto de montar o por necesidad para el acarrero de leña y otros materiales.

Industria

Dado el tradicional aislamiento en que se había vivido y las características de la región rural, en la actualidad se observa un incipiente desarrollo industrial.

Es notorio que en Jilotzingo no se ha estimulado, aunque tampoco se ha impedido, la instalación de industrias, ni se ha pensado en reglamentar y planear la posible creación de alguna planta industrial.

Pese al atractivo que representa la proximidad al área metropolitana, la falta de infraestructura básica desanima a los posibles inversionistas.

Actualmente,, se cuenta con pequeñas industrias: una planta recicladora de aluminio, una procesadora de fibras que produce hilos para la industria textil y pequeños talleres que producen ropa, pan y algunos otros bienes generalmente operados por la propia familia propietaria.

Está instalada una planta procesadora de alimentos equipada totalmente.

Minería

En la década de los ochenta, se inicia la explotación de minas no metálicas al instalarse “Agregados de Chiluca, S.A.” en terrenos cercanos al ejido de San Luis Ayucan, dedicándose a la extracción de arena y grava. La explotación se realiza con maquinaria pesada, seleccionadores y separadores mecánicos de tecnología moderna.

También se explota con buenos resultados, pero con métodos más rústicos, la empresa ejidal de Espíritu Santo que, hasta antes de la crisis económica de 1995, repartía buenos dividendos entre los ejidatarios socios.

Acuacultura

La piscicultura en Jilotzingo es una actividad nueva que no ha crecido de manera importante a pesar de ser cabecera de las importantes subcuencas hidrológicas de los ríos Tlanepantla y Cuautitlán, sin embargo poco a poco va en aumento generado ingresos económicos a un reducido sector de la población.

Turismo

Por la carencia de una buena infraestructura, este territorio rodeado zonas boscosas, inmensos valles, arroyos y, sobre todo, quietud, no recibe los beneficios que debería captar de los cientos de visitantes que lo recorren los fines de semana y días festivos o de asueto.

Servicios

La oferta se reduce a pequeños comercios gastronómicos y aun insuficiente hospedaje exclusivamente a la gastromía en pequeña escala y a las rústicas cabañas ubicadas en Xote y Peña de Lobos. Con regularidad operan los servicios gastronómicos siguientes:

1 Restaurante de buena calidad con servicio los 365 días del año.
1 Restaurante de mediana calidad con servicio todo el año.
2 Restaurantes con especialidad en truchas que funciona seis días a la semana.
2 Restaurantes de mediana calidad con servicio los fines de semana.
1 Restaurante de categoría modesta y servicio limitado los 365 días del año.


Población Económicamente Activa por Sector Las actividades económicas del municipio por sector se distribuyen de la siguiente forma, según el Censo de 1990:

SECTOR PORCENTAJE
Primario
(Agricultura, ganadería, caza y pesca) 629
Secundario
(Minería, petróleo, industria manufac-
turera, construcción y electricidad) 876
Terciario
(Comercio, turismo y servicios) 967
Otros 275

Atractivos Culturales y Turísticos
Monumentos Históricos Con relación a monumentos históricos, fuera de las parroquias de Santa Ana Jilotzingo, Santa María Mazatla y San Luis Ayucan que datan de la época colonial, no existen más edificios con ese carácter, aunque habría que tomar en cuenta dos columnas o pilares labrados en piedra que se encuentran totalmente abandonados y destruyéndose dentro de una zona semimontuosa, de las cuales se dice que posiblemente eran transladados para alguna antiquísima hacienda, pero se desconoce la fecha en que estos pilares fueron labrados.


Museos No hay.

Fiestas, Danzas y Tradiciones Las tradiciones que practican los habitantes de Jilotzingo están ligadas a la religión; así, encontramos que en Semana Santa se llevan a cabo procesiones con imágenes religiosas que representan la Pasión. Dichas procesiones se efectúan en Santa Ana Jilotzingo, San Luis Ayucan y Santa María Mazatla. En la parroquia de la cabecera se intentó, hace algunos años, representar la Pasión en vivo, sin embargo, esa innovación no gustó a los feligreses. El 20 de noviembre, en Santa María Mazatla se venera a un Cristo que se encuentra en la parroquia del lugar.

El 19 de marzo se venera al señor San José en el barrio de las Manzanas, a esta tradicional festividad religiosa no solo concurren habitantes del municipio, vienen también feligreses de diferentes partes de la República.

El 3 de mayo, día de la Santa Cruz, en todo el municipio se realizan festividades, se colocan cruces en las milpas, en construcciones y en esa fecha, en el ejido de Santa María Mazatla, se lleva a cabo una fiesta pagano-religiosa.

La conmemoración del santo patrono del poblado de Espíritu Santo se celebra siete domingos después de la semana Mayor o Santa, que generalmente cae en los últimos días de mayo o los primeros de junio, coincidiendo siempre con el domingo más cercano a la venida de Pentecostés.

El 26 de julio se rememora a la patrona de la cabecera municipal que es Santa Ana.

El 15 de agosto son las fiestas patronales en Santa María Mazatla dedicadas a la virgen de la Asunción.

El 19 de agosto la celebración es de San Luis Ayucan, que tiene fama de ser una de las mejores del rumbo.

El 9 de septiembre se festeja la “Reconcentración”. Esta tradicional festividad se efectúa en la cabecera municipal.

El 15 de septiembre, se venera en Santa Ana Jilotzingo a la Virgen de los Dolores y al padre Jesús.

El 29 de septiembre, en San Miguel Tecpan, es la fiesta en honor de San Miguel.

El 7 de octubre, en Santa María Mazatla, nuevamente hay otra festividad religiosa en la que se venera a la Virgen del Rosario.

El 2 de noviembre se dedica a los muertos. Algunas familias todavía conservan la costumbre de colocar ofrendas en honor de los Santos Difuntos.

En general todas las festividades religiosas rematan con un baile al que gustosos asisten la mayoría de los vecinos y casi siempre se instalan juegos mecánicos que hacen las delicias de la chiquillería. Los habitantes comentan que, aunque actualmente los bailes públicos ya no se celebran con el orden y el respeto que se acostumbraba hasta hace algunos años, aún es bastante seguro asistir a ellos.

También se celebran las posadas y la nochebuena.

Dentro del calendario cívico, se conmemoran todas las festividades que marca éste, siendo las más concurridas y populares las del mes patrio, a la que asisten la mayoría de los habitantes.

La erección del municipio se festeja con una ceremonia cívica el 13 de mayo de cada año.


Música Se ha perdido la tradición por las bandas y orquestas, aunque existe una rondalla muy solicitada en festividades cívicas y religiosas.

Se han compuesto corridos a los poblados, que los lugareños cantan con mucho gusto.


Artesanías Hasta hace algunos años, poblados del municipio como San Luis Ayucan, eran famosos por la elaboración de jorongos, tilmas y sarapes de lana, éstos se confeccionaban en rudimentarios telares del siglo XVII; sin embargo, a pesar de lo anticuado de la maquinaria, la belleza de los trabajos eran singular y muy apreciada por la clientela local y compradores que llegaban de diferentes partes de la República para adquirir esta artesanía.

También tiene fama los sarapes que a pesar de ser en pequeña escala, se fabrican en el pueblo de Espíritu Santo, incluso esa actividad artesanal ha generado otra, que es la del bordado sobre esas piezas, a cargo de las mujeres del pueblo.

Hay otra artesanía que es la manufactura de figuras de madera, pero debe aclararse que este trabajo no es cien por ciento artesanal, pues en la mayoría de los casos se emplean rudimentarios tornos.

Entre los pocos artesanos del municipio, está una persona que produce barcos dentro de botellas.

Es indudable que con disposición y asesoría podría resultar una buena producción artesanal, como muebles rústicos de maderas y alfarería, pues es de suponerse la existencia de barros adecuados.


Gastronomía Las comidas típicas son: hongos; chisas de madera; guijes o escamoles (larvas de hormiga); gusanos de maguey; barbacoa; carnitas y chicharrón; mole, que se emplea en todos los festejos y que afirman los lugareños que el que se emplea aquí es el más rico del mundo; quelites, nopales preparados en diferentes formas; cacomixtle; copixes; copiches; que son las bolsitas que se crean en los madroños; flor del quiote de maguey, llamada huila; la larva que se forma en el capulín, etc.


Centros Turísticos Por la carencia de una buena infraestructura, este territorio rodeado zonas boscosas, inmensos valles, arroyos y, sobre todo, quietud, no recibe los beneficios que debería captar de los cientos de visitantes que lo recorren los fines de semana y días festivos o de asueto.
GOBIERNO
Principales Localidades Según el artículo 9 del bando municipal, el municipio de Jilotzingo está integrado por cinco pueblos, veintisiete barrios, cuatro ejidos y cuatro bienes comunales.

Los pueblos son: Santa Ana Jilotzingo, que es la cabecera municipal y está integrada por los siguientes barrios: Quishiuada, El Calvario, Damohu y Manzanitas.

Otro de los pueblos, por cierto cercano a la cabecera municipal es de origen colonial, se llama Espíritu Santo. Originalmente era un fuerte de defensa militar creado por la corona española.

Alrededor de este fuerte nacieron varios ranchos que cultivaban verduras y cereales para la alimentación de soldados y comerciar con habitantes de pueblos cercanos.

Espíritu Santo cuenta con los siguientes barrios: Los Gallos, Daditay, Rancho Blanco, Dos Caminos, La Lomita y La Soledad.

Otro poblado cercano es San Miguel Tecpan, el cual conserva su nombre en náhuatl, que quiere decir : “Residencia real”, compuesto de “pan”, sobre; y “tec” metaplasmo de tecutli, soberano.

San Miguel Tecpan cuenta con cuatro barrios que son: Loma, La Huerta, Jiante, El Cerro, y Endemishi.

El cuarto pueblo también de origen prehispánico, es Santa María Mazatla, Mazatla es un vocabolo náhuatl, se traduce como “donde abundan los venados”.

Este pueblo está compuesto por cinco barrios que son: Las Manzanas, San José, Barrio de Abajo, Barrio de Arriba y Dongú.

El quinto y último pueblo es San Luis Ayuca, que sin duda es el pueblo más grande del municipio. Ayucan en náhuatl se traduce como “Lugar de tortugas”.

San Luis Ayucan tiene seis barrios que son: Grande, Monfi, Edonica, Dongu, La cuesta, Encido.




Caracterización de Ayuntamiento El ayuntamiento constitucional de Jilotzingo es el órgano responsables del gobierno y administración municipal y se integra como sigue:

•Un presidente municipal

•Un síndico procurador

•Diez regidores
Principales Comisiones del Ayuntamiento

COMISION RESPONSABLE
Hacienda Pública Sindico procurador
Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Catastro 1er. Regidor
Fomento Agropecuario y Forestal 2do. Regidor
Salud Pública 3er. Regidor
Mercado, Central de Abasto y Rastro 4o. Regidor
Alumbrado Público, Parques, Jardines y Panteones 5o. Regidor
Turismo, Cultura, Educación Pública, Deportes y Recreación 6o. Regidor
Agua, Drenaje y Alcantarillado 7o. Regidor
Población, Asentamientos Humanos y Protección Civil 8o. Regidor
Empleo y Ecología 9o. Regidor
Asentamientos Humanos Irregulares y Protección Ambiental 10. Regidor


Organización y Estructura de la Administración Pública Municipal

Para cumplir con lo que la legislación establece y ejecutar las disposiciones del ayuntamiento, se cuenta con lo siguiente:

•Secretaría del Ayuntamiento

•Tesorería Municipal

•Oficialía Mayor

•Dirección de Obras Públicas y Desarrollo Urbano,
•Servicios Públicos y Seguridad Pública

•Oficialía Conciliadora y Calificadora

•Contraloría Interna Municipal


Autoridades Auxiliares Las autoridades auxiliares actúan en las comunidades en calidad de representantes administrativos y políticos del municipio.

Regionalización Política
Pertenece al XIII Distrito Rentístico y Judicial de Tlalnepantla. Políticamente se ubica dentro del XVIII Distrito Electoral Federal con cabecera en Huixquilucan, y en XLIV Distrito Electoral Local con cabecera en Nicolás Romero.

Reglamentación Municipal
El Ayuntamiento 1997-2000 ha aprobado los reglamentos siguientes:

•Interno de la Administración Pública Municipal

•De Justicia Cívica

•Ecología y Protección al Ambiente

•Panteones

•Espectáculos Públicos

•Desarrollo Urbano y Obras Públicas

•Servicios Públicos

•Comercios

•Mercados y Vía Pública
La falta de reglamentación municipal es uno de los factores que han contribuido al crecimiento desordenado de los centros de población, a la deforestación de sus bosques y, en general, al inadecuado aprovechamiento de sus recursos naturales.


Cronología de los Presidentes Municipales Presidente Municipal Período de
Gobierno
Nemesio González 1949-1951
Benjamín de la O. 1952-1954
Macario Blancas 1955-1956
Cliserio Velázquez 1956-1957
Antonio Aceves Rojas 1958-1960
Aurelio Chávez 1961-1963
Julio Casas Mira 1964-1966
Antonio Aceves Rojas 1967-1969
Reyes Roa Almeida 1970-1972
Tomás Rosas Rosas 1973-1975
Víctor Aceves Rojas 1976-1978
Lucila Chavarría García 1979-1981
Tomás Alvarez Sánchez 1982-1984
Porfirio Blancas Mayén 1985-1987
Antonio Aceves Rojas Jr. 1988-1990
Rubén Mayén González 1991-1993
Jesús N. Mayén Mayén 1994-1996
Reinaldo Torres González 1997-2000
Miguel González Mayen 2000-2003
Eleuterio César Solís 2003-2006
Jaime Mayen Nuñez 2006-2009
Silvia Casas González 2009-2012

BIBLIOGRAFÍA
•Ayuntamiento Constitucional de Jilotzingo, Plan de Desarrollo Municipal 1997-2000.
Deneve y Molina, Luis, Reglas de Ortografía, Diccionario y Arte del Idioma Otomí 1767.

•Esparza Santibáñez I. Xavier, Monografía de Xilotzingo, Ayuntamiento Constitucional, 1990-1993.

•Gobierno del Estado de México, Indicadores Básicos para la Planeación Regional, Dirección General de Planeación 1997.

•Instituto Nacional de Estadística, Geografía Informática, Cartografía y Censos.

CRÉDITOS
H. Ayuntamiento de Jilotzingo. Xavier I. Esparza Santibáñez, Cronista Municipal.


Enciclopedia de Los Municipios y Delegaciones de México
Estado de México.

JILOTZINGO