ARTESANIAS > ARTE MEXICANO

Máscaras Modernas

Durante la colonia española en México, se hicieron máscaras de plata para las procesiones, que no fueron guardadas, y hubo alguna influencia china cuando empezaron a llegar al país, por Acapulco y en la Nao de Filipinas, máscaras orientales. A llegar el México independiente, las máscaras perduraron solamente en las festividades indígenas, en cuyas danzas siguen usándose todavía sobre todo en los bailes carnavalescos, pues en otros menesteres ha desaparecido el uso de la máscara, que se ha convertido en un simple antifaz en las fiestas de carnaval, o en mascarillas mortuorias.

La careta de cartón, elaborada tosca, pero animosamente en Guanajuato y el bajío, ha quedado como un adminículo infantil, un juguete que se vende en las ferias y mercados, juntamente con los gorros de cartón, para deleite de los muchachos. Las caretas de cartón encolado son blancas réplicas de las calaveras humanas, coloridas caras de payasos, efigies de personajes famosos y estereotipadas maneras de gentes que hacen reír o meten miedo. Los sombreros son casco romanos y prusianos, quepis militares, cascos del espacio. Algunas máscaras modernísimas que presentan seres imaginarios de mundos distantes, monstruos y peculiaridades de los astronautas.

Pero perduran, entre estas nuevas caretas de cartón, resabios de las viejas máscaras usadas por los indios; la muerte, tigres, viejitos, el diablo y los llamados visionudos, esos personajes apayasados que hacen reír a los espectadores de las danzas indígenas carnavalescas. Alguna vez hubo una gran exposición de las máscaras mexicanas de todos los tiempos, hecha por la Sociedad de Arte Moderno, que dio una idea de la gran variedad de máscaras que han cubierto los rostros mexicanos durante siglos, y que ahora se encuentran en los museos de todo el mundo, causando admiración.