ARTESANÍAS > ARTE MEXICANO

Las Artes Populares

Los conocedores de esta materia, afirman que México ocupa, con China, Japón y otros países orientales, los primeros lugares, si no es que el primero, en la producción de artes populares, que se identifican en nuestro país con las artes indígenas, en gran parte. Conocidos como siguen siendo indígenas muchas de esas artes llamadas menores, es fácil inferir que fueron tales desde tiempos inmemoriales, antes de que la cultura occidental llegara a nuestras tierras. Y si el mestizaje irrumpió en ellas, con elementos europeos mínimos, los máximos siguieron siendo los autóctonos, los indígenas mismos.

Que es original en extremo ese arte popular que abarca una enorme variedad de artículos, casi infinita, lo demuestra el hecho de que los productos artísticos populares mexicanos no tienen par en el mundo, y son tan estimados en todo él, que su exportación de México forma un importante capítulo, nada despreciable para nuestra economía. Los entendidos dicen que el paisaje ha hecho al mexicano un sentido muy especial de belleza. La Mesa Central, limitada por las montañas, ha dado en el lenguaje de las formas del arte popular mexicano una sintaxis, que consiste en no cruzar nunca las líneas.

De acuerdo con tal premisa, Samuel Ramos ha dicho que " las formas artísticas elementales son el resultado de una acomodación entre el sentido geométrico del artista y la estructura espacial de los cuerpos, que cede ante cierto límite. Así se crea una categoría nueva de formas, que no son las del mundo material ni tampoco las de geometría pura, sino de un tercer reino, el reino de las formas plásticas, el lenguaje de la pintura... Comparando y analizando la morfología de la pintura popular mexicana, se descubren en ella siete elementos, la espiral, el círculo, el semicírculo, la línea ondulada, la curva de belleza o en forma de "S", la línea de zig zag y la línea recta. Estos elementos los hay en muchas artes primitivas, pero surgen variantes que marcan el estilo de cada pueblo ".

Parte de esa casi infinita variedad de productos típicos de las artes populares mexicanas, fue recogida por el pintor Roberto Montenegro en 1930, al fundar el Museo de Artes Populares de México, con muestras de cerámica de Sayula del siglo XIX, de Guanajuato, de Talavera, de Tonalá, cerámica antigua de san Miguel Huapan, alfarería moderna de Metepec y Tlaquepaque; lacas antiguas y modernas de Olinalá y Uruapan; joyas de México y de Mérida; ricos collares, crucifijos, aretes y filigrana varia, y milagros de plata; herrajes de Amozoc; rebozos de distinta procedencia; bordados de chaquira, fajas de diversos lugares; objetos de cuerno y de cera; exvotos o pequeño retablos pintados sobre lámina; miniaturas de vidrio, loza de vidrio, máscaras, juguetes, trajes y sarapes, etc.

A esos artículos hay que agregar: los tejidos, calados y bordados de Oaxaca., Michoacán y Aguascalientes; la juguetería de barro cocido y policromado; los tejidos de tule y de palma, la jarciería; los objetos de mimbre, de otate, de carrizo y de raíces; la talabartería y la amplísima alfarería. En Campeche se trabaja la concha de carey, de la cual los nativos hacen peines, collares, pulseras. Utilízanse asimismo, con finalidades artísticas o industriales, el cuerno, la fibra, el petate, la calabaza, las maderas olorosas, como el naranjo y el sándalo; pero donde tal vez se encuentre el repertorio más vasto en cuanto a la producción, es el vidrio.

Según Juan Rejano, las blusas que bordan las indias de varios lugares de México, son auténticas obras de orfebrería, y los huipiles, " esos aéreos y señoriales resplandores de encaje ", uno de los más sutiles indumentos que se hayan podido concebir. Acaso la región que más hermosos huipiles concibe sea Veracruz. Las máscaras entran también en el gran número de artes populares de México: hay máscaras lisas y máscaras con incrustaciones; se construyen máscaras de madera, de hojalata y piedra, siendo las de piedra de ónix las más bellas quizá. Con esa piedra se hacen, además, infinidad de objetos, que son a la vez adminículos útiles y de gran belleza.