CHOCOLATE BEBIDA DE DIOSES

La palabra nahuatl cacahuatl paso al español como cacao, y casi sin modificaciones del español a los demás idiomas del mundo, siendo igual en portugués, francés, italiano y holandés. Los alemanes, polacos y húngaros cambian sólo su ortografía, escribiendo cocoa. En cuanto al término español chocolate se deriva del Azteca xocoatl que significa " aguada de cacao ", o mejor aún " agua agria ", que era una de las formas de tomar el cacao por los indígenas, pues la más común, y que corresponde al chocolate que conocemos, se llamaba igual que el grano y la planta, cacahuatl, tal como el entre nosotros el término designa a la planta y la bebida sacada del grano.

La palabra chocolate penetró también casi igual en todos los idiomas modernos: los españoles portugueses dicen chocolate, xocholata los catalanes, chocolat los franceses, chocolate (chocoleit) los ingleses, ciocolato los italianos, schocolade los alemanes, chocolade los holandeses, szecolada los polacos, esokolade los húngaros, shokolad los rusos y chocolat los árabes.

Sólo a principios del siglo XIX El holandés Van Houten descubrió un método para extraerle al cacao su manteca sin privarle por ello de su sustancia estimulante, la "teobromina "; ala vez consiguió elaborar un polvo seco y soluble en agua, sin dejar reciduos, que es el chocolate en polvo que se consume en grandes cantidades en la actualidad. Vimos ya que los antiguos mexicanos o Aztecas tostaban las almendras de cacao, las mondaban y las molían, hasta obtener una pasta fina que por ser muy grasosa, la mezclaban con un poco de maíz molido, y perfumaban con vainilla. Con esa pasta hacían una bebida que tomaban, ya como agua o como atole, más espesa, en forma fría o caliente. Hernán Cortés conoció el chocolate en la mesa de Moctezuma, a donde fue invitado a tomarlo, ya que era una de las bebidas predilectas del emperador.

Se dice que un cocinero de la Corte de Carlos I de España tuvo la idea de mezclar el cacao con azúcar, canela y vainilla, y de ese modo obtuvo una golosina más del agrado de los paladares europeos, que consideraban al brebaje mexicano demasiado áspero y amargo; y así nació el chocolate moderno. Cuentan que un famoso gastrónomo, Lume de Mireles, después de haber absorbido con deleite una tasa de exquisito chocolate, exclamó: "!Este es el alimento de los dioses!", de donde parece que tal medida fue llamada por la ciencia teobroma, que en Griego significa " alimento de los dioses ", y que Linneo adoptó para su designación botánica.

Con el cacao se hacen otras bebidas, como la refrescante que se prepara en Tabasco, muy usada entre la gente pobre y a la cual llaman pozol o pozole. Consiste en una mezcla de maíz molido y cacao disuelta en agua; esta mezcla se cubre de mucha espuma. El corazón del cacao, inmediatamente después de extraída la almendra, sirve en Tabasco para hacer un dulce muy sabroso, que se llama chorote, y si se da al ganado, aumenta considerablemente la secreción de la leche. La cáscara de la cápsula, así como el agua en que se lava el grano, sirven igualmente para alimentar al ganado y poseen las mismas propiedades lactógenas.