Chichén Itzá

Chichén Itzá, tres veces fundada (432, 964 Y 1185 d. de J.C.), era la más grande de las ciudades costeras mayas. Ubicada en una llanura tan plana que su gran pirámide puede verse desde una distancia de kilómetros, Chichón Itzá estaba unida con lzamal por un camino, y de ahí con Polé a la orilla del mar, en línea directa con la isla de Cozumel. Importantes en la historia de la ciudad son dos enormes pozos naturales, uno de los cuales se usaba para los sacrificios humanos y el otro como fuente de abastecimiento de agua.
La primera fundación de la ciudad (432 d. de J.C.) fue realizada por inmigrantes del "Antiguo Imperio" durante la "Pequeña Bajada". Construyeron la ciudad alrededor
del pozo de agua potable Xtoloc, en el cual habla dos arriesgadas escaleras de mampostería de una extensión de dieciocho metros hasta la orilla del agua.
La arquitectura de la vieja Chichén recuerda el estilo Puuc. Muchos de los edificios ostentan motivos casi iguales: máscaras, columnillas y grecas, especialmente en el caso de la construcción llamada Abab dzib.
Las tradiciones y fechas suministran una prueba adicional. La torre redonda "astronómica",
por cierto una de las estructuras más interesantes de toda el área, ostenta como fecha el año 900 d. de J.C.
La "nueva" Chichén fue fundada en el extremo norte junto al cenote sacrificial. Este pozo tiene 58 metros de diámetro y en la actualidad almacena 11 metros cúbicos de agua, verdosa por las algas, y 12 metros de detritus. La superficie del líquido queda a 20 metros por debajo del nivel del suelo. La parte "nueva" de Chichén Itzá fue ocupada otra vez por los itzás entre los años 987 y 1185.


Ocurrieron dos invasiones de los toltecas mexicanos en Chichén. Los primeros eran de lengua maya, aunque originarios de la altiplanicie mexicana. .Habían residido en Tabasco por varias generaciones, cerca de Xicalanco.
Durante los años anteriores a 900 d. de J.C. tuvieron grandes movimientos de población; en México, Teotihuacán, la capital de los toltecas, que había dominado gran parte del altiplano central, se desintegró; unos dicen que fue atacada e incendiada y que por esta causa hubo un gran desplazamiento de gente. Esto ocurrió casi al mismo tiempo que las ciudades mayas del interior, Tikal, Palenque, Piedras Negras y centenares más, cesaron de erigir sus
señales cronológicas y se cree que fue en esta época que la dispersión conocida como la "Gran Bajada o Descenso" tuvo lugar. Esto se encuentra registrado en las tradiciones mayas.
Chichén Itzá quedó desierta. Los susodichos itzás la ocuparon y se unieron a los mayas yucatecos. Algún tiempo después del 900 d. de J.C. construyeron la primer pirámide
en la "nueva" Chichén. Este hecho salió a luz en 1937 cuando los arqueólogos de la Institución Carnegie, al estar restaurando el Templo Pirámide de Kukulcan, encontraron una más pequeña debajo de ella, que sirvió de núcleo o corazón a la mayor. Era de estilo maya; pero con motivos toltecas, es decir, jaguares en marcha, tales como los descubiertos en Tula. Una escalera secreta conducía al salón del trono del Jaguar Rojo. Existe una efigie en tamaño natural de un jaguar con las fauces abiertas, pintada de rojo mandarín, montando guardia. Las manchas de su pie eran setenta y tres discos de jade pulido.
Los mayas quedaron, pues, vinculados con los destinos de los mexicanos del altiplano.
Víctor W. Von Hagen
"El Mundo de los Mayas
México, Ed.Diana, 1960. P. P. 197 a 199.


 

 

 

Untitled Document

 

Chichén Itzá

Chichén Itzá, tres veces fundada (432, 964 Y 1185 d. de J.C.), era la más grande de las ciudades costeras mayas. Ubicada en una llanura tan plana que su gran pirámide puede verse desde una distancia de kilómetros, Chichón Itzá estaba unida con lzamal por un camino, y de ahí con Polé a la orilla del mar, en línea directa con la isla de Cozumel. Importantes en la historia de la ciudad son dos enormes pozos naturales, uno de los cuales se usaba para los sacrificios humanos y el otro como fuente de abastecimiento de agua.
La primera fundación de la ciudad (432 d. de J.C.) fue realizada por inmigrantes del "Antiguo Imperio" durante la "Pequeña Bajada". Construyeron la ciudad alrededor
del pozo de agua potable Xtoloc, en el cual habla dos arriesgadas escaleras de mampostería de una extensión de dieciocho metros hasta la orilla del agua.
La arquitectura de la vieja Chichén recuerda el estilo Puuc. Muchos de los edificios ostentan motivos casi iguales: máscaras, columnillas y grecas, especialmente en el caso de la construcción llamada Abab dzib.
Las tradiciones y fechas suministran una prueba adicional. La torre redonda "astronómica",
por cierto una de las estructuras más interesantes de toda el área, ostenta como fecha el año 900 d. de J.C.
La "nueva" Chichén fue fundada en el extremo norte junto al cenote sacrificial. Este pozo tiene 58 metros de diámetro y en la actualidad almacena 11 metros cúbicos de agua, verdosa por las algas, y 12 metros de detritus. La superficie del líquido queda a 20 metros por debajo del nivel del suelo. La parte "nueva" de Chichén Itzá fue ocupada otra vez por los itzás entre los años 987 y 1185.


Ocurrieron dos invasiones de los toltecas mexicanos en Chichén. Los primeros eran de lengua maya, aunque originarios de la altiplanicie mexicana. .Habían residido en Tabasco por varias generaciones, cerca de Xicalanco.
Durante los años anteriores a 900 d. de J.C. tuvieron grandes movimientos de población; en México, Teotihuacán, la capital de los toltecas, que había dominado gran parte del altiplano central, se desintegró; unos dicen que fue atacada e incendiada y que por esta causa hubo un gran desplazamiento de gente. Esto ocurrió casi al mismo tiempo que las ciudades mayas del interior, Tikal, Palenque, Piedras Negras y centenares más, cesaron de erigir sus
señales cronológicas y se cree que fue en esta época que la dispersión conocida como la "Gran Bajada o Descenso" tuvo lugar. Esto se encuentra registrado en las tradiciones mayas.
Chichén Itzá quedó desierta. Los susodichos itzás la ocuparon y se unieron a los mayas yucatecos. Algún tiempo después del 900 d. de J.C. construyeron la primer pirámide
en la "nueva" Chichén. Este hecho salió a luz en 1937 cuando los arqueólogos de la Institución Carnegie, al estar restaurando el Templo Pirámide de Kukulcan, encontraron una más pequeña debajo de ella, que sirvió de núcleo o corazón a la mayor. Era de estilo maya; pero con motivos toltecas, es decir, jaguares en marcha, tales como los descubiertos en Tula. Una escalera secreta conducía al salón del trono del Jaguar Rojo. Existe una efigie en tamaño natural de un jaguar con las fauces abiertas, pintada de rojo mandarín, montando guardia. Las manchas de su pie eran setenta y tres discos de jade pulido.
Los mayas quedaron, pues, vinculados con los destinos de los mexicanos del altiplano.
Víctor W. Von Hagen
"El Mundo de los Mayas
México, Ed.Diana, 1960. P. P. 197 a 199.